Compartir

Fuentes policiales informaron de que la pareja estaba en trámites de separación.

Según los vecinos de la zona, un inquilino del edificio ha sido el que, alrededor de las 12.45 horas, ha llamado al 091 tras escuchar gritos en el descansillo de la segunda planta del inmueble, situado en la carretera de Almería.

Según estos mismos vecinos, el cadáver ha sido hallado en el hall de la vivienda sobre un charco de sangre.

Por ahora se desconoce la naturaleza de las heridas, aunque algunas fuentes policiales aseguran que eran de arma blanca. Otros residentes del mismo inmueble afirman que fue la propia mujer la que, presuntamente, pidió auxilio a sus vecinos.

El varón tenía 68 años y su mujer 66 y según los vecinos de la barriada eran de Madrid, y llevarían aproximadamente ocho años residiendo en El Palo, así como su hija y sus nietos.

Aparentemente, y según fuentes vecinales, se trataba de una pareja “muy tranquila, discreta y a la que jamás se les había oído discutir”.