Compartir

De amarillo a verde por una plaga de algas. Así se ha transformado el mar en la ciudad de Qingdao, al noroeste de China. La causa parece ser un problema de contaminación industrial, que ha hecho que haya una proliferación de estas plantas en la costa. Pese a esto, los habitantes no parecen preocuparse y disfrutan de sus baños.

Para poder hacer frente a esta invasión verde de más de 7.300 toneladas el cuerpo nacional de Policía de la ciudad se ha visto obligado a utilizar unas enormes excavadoras, según informa la agencia de noticias Xinhua.

Pero no es un problema nuevo, sino que se repite cada año en la ciudad. El año pasado la playa estaba cubierta por 14.000 kilómetros cuadrados de algas, y este 2013 se ha pulverizado el récord con 28.900 kilómetros.