Compartir

Alejandro Martínez Singul, conocido como el segundo violador del Eixample de Barcelona, saldrá hoy de prisión tras haber cumplido íntegramente una pena de casi cuatro años por intentar abusar de una niña de 12 años en 2009.

Singul, que en 1992 fue condenado por primera vez a 65 años por cinco delitos de violación, otros tantos de agresión sexual y cuatro tentativas, será controlado unas horas al día por policías de paisano, que han recibido el encargo de la Fiscalía de someterle a una “vigilancia no invasiva”. Los Mossos d'Esquadra también tienen la orden de proteger a la última víctima de Singul, una menor de edad, ya que desde Prisiones de la Generalitat señalan que no está rehabilitado al 100%. Durante su estancia en la prisión barcelonesa de Brians, el violador en serie se ha sometido a una terapia de inhibición del deseo sexual, denominada popularmente como 'castración química', y se ha comprometido a continuar con la terapia, pero tal y como han valorado los expertos, aún existe riesgo de que reincida.

“Cuando se le ponga en libertad, desde el minuto cero, los Mossos estarán atentos y harán el control en cumplimiento de la instrucción de la Fiscalía”, explicó el consejero catalán del Interior, Ramón Espadaler.