Compartir

Las mujeres que aún no se plantean tener un hijo, pero quieren preservar su fertilidad pueden hacerlo mediante la técnica de la vitrificación, que consiste en la congelación ultrarápida de ovocitos -método cryotop- y posterior almacenamiento en nitrógeno líquido a una temperatura de 196º bajo cero. «Cada vez son más las mujeres que deciden congelar sus óvulos para hacerse una autodonación en el fu…