Compartir

Una familia de acogida -no de adopción- se hará cargo de los niños de 11 y 22 meses que la semana pasada fueron entregados por sus padres al Ayuntamiento de Talavera de la Reina (Toledo) porque no podían atenderlos al carecer de recursos económicos. Así lo decidieron este lunes los servicios sociales de la Junta de Castilla-La Mancha, que ha asumido la tutela de los pequeños, tras reunirse con los padres de los menores, Santos Manuel Calvo, de 52 años y natural de Vitoria, e Irina Tkachiv, de 36 y origen ucraniano.

Ambos pudieron ver a sus pequeños, Igor y Julen, este lunes en Toledo cinco días después de que los entregaran al consistorio talaverano en una decisión desesperada antes de marchar a Madrid en busca de trabajo. Los padres y su abogado de oficio, José Ramón Felipe, fueron informados de la decisión de entregar a los niños a una familia de acogida y de los horarios de visitas que podrán disfrutar ya que una resolución de la Consejería de Sanidad y Asuntos Sociales declara a esta familia en “situación de desamparo”. En este sentido, su letrado se quejó de la falta de ayudas a esta familia transeúnte. “Sólo pedimos que les echen una mano y que la Junta les facilite un domicilio temporal para poder ver a los niños”, indicó José Ramón Felipe, quien argumentó que los padres viven actualmente en Madrid -en el piso del propio letrado- y no pueden viajar constantemente a Castilla-La Mancha para ver a sus hijos ya que no tienen dinero ni para comer.

Tanto Santos como Irina deberán comparecer próximamente en los juzgados de Talavera de la Reina ya que sobre ellos pesa una denuncia por un presunto delito de abandono de menores.