Compartir

El 70,45% de las sentencias por violencia de género dictadas en España en 2018 fueron condenatorias, el máximo histórico registrado. Además, se incrementaron en cerca de dos puntos tanto las órdenes de protección solicitadas como las órdenes concedidas, según informó este viernes el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer.

En 2018 se presentaron 166.961 denuncias por violencia de género, un 0,4 por ciento más que en 2017, y más de 158.000 mujeres aparecen como víctimas de violencia machista en las denuncias presentadas. Las sentencias dictadas fueron 50.370, de las que 34.994 fueron condenas y 15.376, absoluciones.

El porcentaje de víctimas que se acogió a la dispensa de la obligación de declarar se situó en el 10,9 por ciento, medio punto más que el año anterior. Asimismo, se aprobaron 1.301 suspensiones de la guarda y custodia, mientras que un tres por ciento de las medidas (835) tuvieron como finalidad la suspensión del régimen de visitas.

MENORES MALTRATADORES

Los juzgados de menores enjuiciaron en 2018 por delitos en el ámbito de la violencia contra la mujer a 249 menores de edad, cifra inferior a la del año 2017, que fue de 266. Se impusieron medidas en 230 casos, 190 relativos a menores españoles y 40, a menores extranjeros.

En cuanto a la tasa de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 mujeres, destacan por encima de la media nacional, que es de 66,56, las comunidades de Baleares, con una ratio de 102,71; Comunidad Valenciana, con 86,97; Murcia, con 85,93; Canarias, con 78,85, y Andalucía, con 77,48 casos por 10.000 mujeres, mientras que las ratios más bajas se dieron en Castilla y León, con 40,83; Extremadura, con 42,43, y Galicia, con una ratio de 44,13.

Algo más de un 69 por ciento de las denuncias presentadas lo fueron por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las denuncias por intervención directa de la Policía se sitúan en torno al 15 por ciento de los casos. El número de denuncias presentadas por familiares de la víctima alcanzó un porcentaje superior al cuatro por ciento del total. Los partes de lesiones recibidos directamente en el juzgado representaron algo más del nueve por ciento de las denuncias.

En el pasado año, en 17.347 casos la víctima de violencia de género se acogió a la dispensa de la obligación legal de declarar, lo que supone un porcentaje de un 10,94 por ciento en relación con el total de mujeres víctimas de violencia de género, cifra superior en medio punto a la del año anterior e inferior en dos puntos a la cifra alcanzada en 2016.

Un total de 11.106 mujeres que se acogieron a la dispensa eran españolas, un 64 por ciento del total, y 6.241 eran extranjeras, un 36 por ciento, porcentaje este último ligeramente inferior al del año anterior, que había sido del 38 por ciento.

El incremento de solicitudes de órdenes de protección en los juzgados especializados con respecto a 2017 fue de un 1,75 por ciento. Un 69,16 por ciento de las órdenes de protección solicitadas fueron adoptadas (27.093), 1,52 puntos por encima del año anterior.

En la mitad de los casos, la relación de pareja (cónyuge o relación afectiva) se mantenía en el momento de la solicitud de la orden de protección.