Compartir

Médicos de los servicios de Aparato Digestivo y de Endocrinología del Hospital del Mar de Barcelona han diseñado una dieta específica que hay que seguir antes de hacerse una colonoscopia, que permite comer una cantidad de calorías normal, baja en fibra y con la que no se pasa hambre, que es una de las quejas más habituales de los pacientes que se someten a esa prueba diagnóstica.

La dieta se llama ‘Barcelona Diet Plan’ y según un estudio publicado en la revista ‘Diseases of the Colon & Rectum’ ha demostrado obtener mejores resultados y ser más eficaz que la dieta líquida que tradicionalmente se recomienda para preparar a los pacientes para la realización de una colonoscopia.

Someterse a una colonoscopia requiere que en los días previos a la prueba el paciente siga una dieta baja en fibra y, tradicionalmente, ingerir solo líquidos las 24 horas antes de la colonoscopia, junto con la toma de un gran volumen de laxante líquido, pero esta prescripción puede cambiar ahora gracias al estudio realizado por el Hospital del Mar.

La doctora Juana Flores, jefa del Servicio de Endocrinología y Nutrición y firmante del estudio, explica que esta nueva dieta “es equilibrada, baja en fibra, distribuida en cinco comidas y no restringe la aportación de calorías”. Las comidas están formadas por pan, carne de pollo, pavo, cerdo, ternera o pescado, arroz, pasta o patatas y combinadas con lácteos. En total, garantiza una ingesta normal de calorías (2.000 kcal/día) y no tener sensación de tener el estómago vacío.

Se trata de una dieta que “ha demostrado que no solo mejora la experiencia del paciente sobre la preparación, sino también los resultados de la colonoscopia. La creencia generalizada arrastrada durante años de que es necesario no ingerir alimentos sólidos el día antes de la colonoscopia tenía muy poca evidencia que les diese apoyo, pero, a pesar de ello, es una práctica habitual en la mayoría de los centros. Ahora, nuestro estudio deja bien clara la escasa eficacia de esta estrategia”, agregó la doctora Flores.

El doctor Marco Antonio Álvarez González, médico adjunto del Servicio de Aparato Digestivo y primer firmante del estudio, destacó que “con una dieta normocalórica, sin pasar hambre, se llega más bien preparado a la prueba”. El estudio parte de la constatación de que “una de las barreras de la colonoscopia es la preparación para la prueba, y una de las causas es la dieta”.

El trabajo se ha hecho con 276 pacientes del Programa de Prevención del Cáncer de Colon y Recto. A la mitad se les dio la nueva dieta y a la otra mitad la tradicional, estrictamente líquida. El 96% de los pacientes que siguieron la ‘Barcelona Diet Plan’ consiguieron una limpieza del colon eficaz, frente al 89% en los casos que habían seguido una dieta líquida. Además, tuvieron menos sensación de hambre y menos percepción de toma excesiva de líquido. Entre los posibles motivos para este éxito hay un mejor cumplimiento de la toma del laxante y el hecho de que, posiblemente, ayuda a mejorar la movilidad del intestino, permitiendo la evacuación del contenido intestinal.

El Hospital del Mar realiza más de 600 colonoscopias cada año. Estas pruebas permiten detectar precozmente cánceres (muchos son extirpados en la misma colonoscopia), y también detectar y extirpar lesiones premalignas, pólipos, que, con los años, podrían degenerar en cáncer.

(SERVIMEDIA)