Compartir

Los servicios de emergencia continúan centrados en la búsqueda de un niño de cinco años del que nada se sabe tras la riada del pasado martes en Mallorca.

De momento la cifra oficial de víctimas mortales asciende a 12, después de que este jueves se localizara a una pareja de alemanes.

En cuanto al menor, los trabajos se centran en la zona del litoral mallorquiín de S’Illot donde se encontró el cuerpo sin vida de su madre, que sí logró salvar a su hija cuando les sorprendió la riada en el coche. Aunque quedan pocas esperanzas de encontrarle con vida, los efectivos no han detenido los esfuerzos por encontrarle a lo largo de esta noche, pendientes de cualquier ruido o llamada.

Unos 600 efectivos entre Policía, Guardia Civil, Protección Civil, la Unidad Militar de Emergencia o psicólogos trabajan en las labores de búsqueda, reconstrucción y ayuda a los afectados.

Está previsto que este jueves se haga un primer balance de los daños causados en infraestructuras. Según la AEMET hoy no hay alerta de lluvias en Baleares.

El Consejo de Ministros va a iniciar los trámites para declarar el Levante de Mallorca como zona catastrófica, para poder destinar la ayuda a los afectados.Las tormentas del martes que arrojaron 230 litros de agua por metro cuadrado y provocaron el torrente, dejaban además a 200 personas desalojadas, calles anegadas por el agua, vivienda y coches destrozados.