Compartir
Twitter

Mallorca trata de recuperarse de las lluvias torrenciales que arrasaron Sant Llorenç de Cardassar, y otros municipios del Levant hace casi una semana. Los servicios de rescate han reanudado la búsqueda del niño de 5 años, Arthur, que desapareció el pasado martes. Todos los esfuerzos se centran en la desembocadura de S’Illot.

Más de 200 personas continúan inmersas en la búsqueda, entre bomberos, guardias civiles y efectivos de la Unidad Militar de Emergencia. Además se han identificado unos 8 vehículos sumergidos en el agua.

Mientras tanto, los colegios han vuelto a abrir las puertas en Sant Llorenç, este lunes.

El Ayuntamiento ha realizado unas primeras estimaciones y calcula que la riada ha dejado 322 casas, 324 vehículos y 30 comercios afectados, aunque según el programa de la UE Copernicus, la cifra de casas afectadas alcanzaría las 600.

La presidenta del Govern, Francina Armengol, se reúne a lo largo del día con los alcaldes de los municipios afectados para analizar la situación.