Compartir

El avance de casi la mitad de España a la fase 2 del plan de desescalada del confinamiento por la crisis del coronavirus hará que este lunes se permita el baño en las playas, para lo cual los ayuntamientos podrán establecer limitaciones de tiempo y establecer cuatro metros cuadrados de arena por bañista para controlar su aforo, con acceso siempre gratuito.

Así consta en una orden del Ministerio de Sanidad publicada este sábado en una edición extraordinaria del Boletín Oficial del Estado (BOE), que modifica algunas normas anteriores sobre la crisis sanitaria del coronavirus gracias a la evolución epidemiológica favorable y al avance del plan de desescalada en el confinamiento.

La orden, recogida por Servimedia, indica que el tránsito y la permanencia en las playas, así como la práctica de actividades deportivas, profesionales o de recreo, se harán respetando las medidas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades sanitarias para la prevención del Covid-19, en particular las relativas al mantenimiento de una distancia de seguridad de al menos dos metros.

Los ayuntamientos podrán establecer limitaciones tanto de acceso, que en todo caso será gratuito, como de aforo en las playas para asegurar que se respeta esa distancia interpersonal de al menos dos metros entre bañistas.

“A efectos de garantizar su disfrute por el mayor número posible de personas en condiciones de seguridad sanitaria, podrán también establecer límites en los tiempos de permanencia en las mismas, así como en el acceso a los aparcamientos en aras a facilitar el control del aforo de las playas”, indica la orden.

LIMPIEZA Y DESINFECCIÓN

Sanidad señala que, para calcular el aforo máximo permitido por cada playa, se considera que la superficie de playa a ocupar por cada bañista es de aproximadamente cuatro metros cuadrados. En ese cálculo se descuenta de la superficie útil de la playa como mínimo una franja de seis metros desde la orilla en pleamar.

Objetos personales, toallas, tumbonas y elementos similares se colocarán de manera que se garantice un perímetro de seguridad de dos metros con respecto a otros bañistas, salvo cuando los usuarios convivan en el mismo hogar o no se supere el número máximo de personas autorizadas en la playa.

Además, los ayuntamientos asegurarán que se realizará una limpieza y desinfección de las instalaciones y bienes de las playas, usando para ello sustancias que no resulten perjudiciales para el medioambiente. Las tumbonas rotatorias deberán ser limpiadas y desinfectadas en cada cambio de usuario.

Por otro lado, Sanidad permite el uso de duchas y lavapiés al aire libre, aseos, vestuarios y otros servicios públicos similares. Su ocupación máxima será de una persona, salvo en los supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso podrán contar con su acompañante. Deberá reforzarse la limpieza y desinfección de los referidos aseos garantizando siempre su estado de salubridad e higiene.

(SERVIMEDIA)