Compartir
Pixabay

El ministerio de Sanidad ha confirmado un tercer caso de infección por el virus dengue. Se trata de una mujer adulta que presentaba síntomas compatibles con esta enfermedad.

Hace unos días el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III confirmó otros dos casos de infección sin que ninguno refiriese viajes a zonas con transmisión conocida del virus antes de iniciar los síntomas.

Las tres personas iniciaron síntomas durante la segunda quincena de agosto. La evolución fue favorable y actualmente presentan buen estado de salud.

Los tres casos son familiares. Coincidieron juntos en municipios de la provincia de Cádiz y de Murcia durante el periodo en el que podrían haber adquirido la infección. De los tres, dos de ellos residen habitualmente en la Región de Murcia y el otro en la Comunidad de Madrid.

El dengue es una enfermedad producida por un virus (‘flavivirus’), que generalmente tiene una clínica leve y que se trasmite por la picadura de mosquitos infectados. No se transmite de persona a persona. El único vector competente para la trasmisión del virus en España es el ‘Aedes albopictus’ (mosquito tigre), ampliamente extendido en el país y especialmente en el litoral mediterráneo.

En países de nuestro entorno como Francia o Italia, también con presencia de mosquito tigre, se han detectado en los últimos años de forma esporádica casos de dengue autóctono y de otros virus similares como Chikungunya.

Una vez recibida la notificación de los casos, se ha iniciado de forma inmediata un seguimiento continuo de este evento. Para ello, se han coordinado las acciones de respuesta entre las tres comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social:

Según el departamento ministerial, debido a la amplia distribución del mosquito tigre y los casos de dengue importado que introducen el virus en España, no se puede descartar la detección esporádica de casos autóctonos. Sin embargo, las medidas adoptadas por las autoridades de salud pública y la disminución de la densidad de mosquitos por la época del año en la que nos encontramos, hacen que la probabilidad de transmisión autóctona en este momento sea muy baja.