Compartir

La autoridad de Competencia de Italia (Autoridad Garante de la Competencia y el Mercado de Italia) ha multado a las compañías aéreas Ryanair, con tres millones de euros, y Wizz Air, con un millón, por “engañar” al consumidor con su nueva política sobre el equipaje de mano de pago y concede 60 días de plazo a las dos empresas para comunicar los pasos que van a emprender para cambiar la situación, según informó hoy la institución.

Esta práctica “engaña al consumidor sobre el efectivo precio del billete, ya que no incluye en la tarifa básica un elemento esencial en el transporte aéreo como es la maleta de mano grande”, recoge la resolución.

Facua-Consumidores en Acción califica en una nota de “indignante” que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) de España aún no haya respondido a la denuncia que la organización presentó en noviembre de este año por este mismo motivo.

La asociación denunció que desde el 1 de noviembre las dos aerolíneas modificaron sus condiciones, de forma que los pasajeros ahora deben pagar por dicho equipaje un suplemento que varía entre los 5 y los 25 euros por cada maleta, que hasta el momento podían llevar de forma gratuita en cabina.

INFORMACIÓN SESGADA

Además, Facua entiende que esta actitud comercial implica que el usuario recibe una información sesgada del precio del billete en el momento de comparar las posibles opciones que tiene para realizar su vuelo. Así, el consumidor puede tener una percepción errónea del precio real del transporte con Ryanair y Wizz Air, que podrían parecer, salvo excepciones, más baratas que el resto de compañías.

El precio, sin embargo, puede variar sustancialmente al añadir los importes extra del equipaje, aproximándose o incluso superando el de sus competidores.

En su denuncia, Facua señaló que la Ley de Competencia Desleal recoge que “se reputa desleal todo comportamiento que resulte objetivamente contrario a las exigencias de la buena fe”, entendiéndose como tal aquellos que “distorsionen o puedan distorsionar de manera significativa el comportamiento económico del consumidor medio o del miembro medio del grupo destinatario de la práctica” en relación a “la selección de una oferta, contratación de un bien o servicio y el pago del precio”, entre otros.

Por último, la asociación recuerda que pidió medidas al Gobierno español para evitar que las aerolíneas aplicaran esta nueva política, sin haber recibido hasta el momento ninguna respuesta.

(SERVIMEDIA)