Compartir
Pedro Sánchez y Quim Torra

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tiene previsto visitar el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo (Estrasburgo), el próximo 7 de febrero, aprovechando su presencia institucional al Consejo de Europa.

Desde hace semanas, según fuentes gubernamentales, la visita al Consejo de Europa estaba en la agenda y se optó por ampliarla con el Tribunal de Derechos Humanos. Sánchez será el primer presidente español que visite el Consejo de Europa, organismo internacional creado tras la II Guerra Mundial.

La presencia de Sánchez en el Tribunal de Derechos Humanos coincide en el tiempo con la celebración en Madrid, en el Tribunal Supremo, del juicio por el ‘procès’ en el que se juzgan a 12 dirigentes políticos de Cataluña.

Desde el entorno del presidente aseguran que la visita a la Corte Europea no guarda relación con el juicio del ‘procès’, pese a que los líderes independentistas afirman de manera reiterada que llegarán al tribunal de DDHH para agotar toda la vía judicial.

En Moncloa relacionan la visita de Sánchez a Estrasburgo con la que realizó a la Corte Interamericana de Derechos Humanos

en su reciente viaje a Costa Rica, dentro del peso que quiere dar en su política a la defensa de los Derechos Humanos.

La intención del jefe del Ejecutivo es conocer los trabajos de los jueces del tribunal, “explicarles su política de Derechos Humanos” y “dialogar” con ellos tras las últimas sentencias -caso Otegi y ‘devoluciones en caliente’- que han supuesto un revés jurídico para España; y las posibles que vengan a futuro.

Aunque sin ligarlo en ningún momento con la cuestión catalana, reconocen que esta visita coincide en el tiempo con la celebración del juicio del ‘procès’. Fuentes del entorno del presidente aseguran que no están preocupados por la imagen que se dará de España porque confían en que “nadie pone en duda” que es un Estado de Derecho.

JUICIO VISIBLE

Incluso apuntan que es bueno que el proceso tenga “visibilidad” para demostrar que es un juicio “justo y garantista”. De hecho, fuentes gubernamentales sostienen que así se transmitirá que el Ejecutivo ha hecho todo lo posible buscar soluciones pero que en España reina la separación de poderes.

Desde Moncloa consideran que aunque haya protestas en las calles durante el juicio, ya no se volverá a un escenario “post 1 de octubre” en la imagen internacional porque ya hay cierto “hastío” en el exterior a la cuestión catalana.

También aseguran que la comunidad internacional ya ha dejado de preguntarles por la cuestión catalana, lo ven un tema “interno” y que ya cansa. Creen que los independentistas generan ya cierto cansacio por la apelación constante a una mediación internacional de la que no le hacen caso.

VISITA ESLOVENIA

Además, apuntan que la cuestión catalana también ha perdido fuerza mediática e incluso ven que este tema camina ya por las mismos caminos que cuestionales marginales que sólo defienden algunas minorías, que se ha convertido en algo “folklórico” que se nutre de cierto “endogamia” liderada por el propio presidente Quim Torra.

Como ejemplo de esta situación, recuerdan que hace unos días, el primer ministro de Eslovenia, Marjan Šarec, se excusó ante Pedro Sánchez después de que el presidente esloveno, Borut Pahor, recibiese a Torra. Le aclaró, según fuentes del Ejecutivo, que él había dado orden a todo su gobierno para que no recibieran al líder catalán, lamentó que hiciera mal uso de la ‘vía eslovena’ e incluso le ofreció una visita oficial a su país que por el momento no contemplan desde el entorno de Sánchez.

En este escenario actual del independentismo, en el Gobierno creen que pesan los “dos mazazos” que se han llevado y que suponía la base de su proyecto: contar con apoyo internacional, y que atraerían al mundo empresarial “como si aquello fuera California”.

PRESENCIA INTERNACIONAL

Precisamente, Estrasburgo será el primer destino de 2019 del presidente del Gobierno. El próximo 16 de enero interviene ante el Parlamento Europea en una sesión –le corresponde a España como país- en la que, según fuentes gubernamentales, hará un discurso de Estado en el que contará qué es para él Europa.

Además de un comentario sobre el ‘Brexit’, Sánchez expondrá las “prioridades” que se están teniendo en cuenta en el proyecto europeo y las que no, haciendo hincapié en la cuestión social.

Después, los días 23 y 24 de enero, estará en el Foro Económico Mundial de Davos (Suiza) donde además de su intervención en la segunda jornada aprovechará para encuentros bilaterales política y empresariales.

Días después, el presidente se desplazará en visita oficial a República Dominicana (29 de enero) y México (30-31 de enero).

En su agenda internacional, aunque no hay fechas cerradas, el presidente cuenta con la celebración de algún Consejo Europeo extraordinario con motivo del ‘Brexit’.