Compartir
Twitter

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, pidió esta noche al Partido Popular y Ciudadanos que no pacten con la “ultraderecha” que representa Vox.

Sánchez compareció a las 00.06 horas de este lunes en la sede de Ferraz acompañado del todavía ministro de Asuntos Exteriores y candidato al Parlamento Europeo, Josep Borrell, y algunos miembros de su Gobierno y de la Ejecutiva del PSOE.

Tras celebrar la victoria socialista iniciada en las generales del 28 de abril, Sánchez “apeló a la responsabilidad de los líderes nacionales para no dejar en manos de la ultraderecha española los gobiernos” autonómicos y municipales. “Es hora de que se levante el cordón sanitario al PSOE”, dijo.

El líder del PSOE, en una comparecencia sin preguntas, celebró que son “la primera fuerza política de largo” porque han ganado las elecciones municipales, las europeas y en la mayor parte de las comunidades autónomas serán “de largo” la primera fuerza política.

A su juicio, eso supone que “los españoles comparten, el análisis, el diagnóstico y las recetas que estamos planteando desde el Gobierno y el Partido Socialista en el ámbito de la justicia social, la convivencia y la regeneración y la limpieza política. Y ahí vamos a seguir”, aseguró.

En este contexto, reflexionó que “en aquellas administraciones, en las que la primera fuerza política, que va a ser el PSOE, no pueda gobernar, será porque la derecha del PP Y CS pactan con la ultraderecha. Y, por tanto, el mensaje y la voluntad inequívoca planteada por todos los españoles en los tres niveles de la administración, el municipal, el autonómico y el europeo, de avanzar, de no retorcer, y de no sostener la estabilidad de un gobierno en una fuerza política, es una responsabilidad que le incumben al Partido Popular y a Ciudadanos”.

Alertó a la formación que lidera Pablo Casado y al partido de Albert Rivera que, si suman con Vox y vetan al PSOE, eso “no va a ser entendida en Europa por partidos liberales y conservadores”.

Sánchez exclamó que “es hora de que se levante el cordón sanitario al PSOE” porque ha “ganado las elecciones claramente, rotundamente”, y apuesta “por entenderse y dialogar con todos dentro del marco constitucional y a apartar a la ultraderecha que lo único que está planteando es la involución y nuestros derechos y libertades y muchas de las conquistas logradas en estos último 40 años de democracia”.

Después de este ciclo electoral “tan intenso”, el presidente en funciones pidió a “todos los partidos que reflexionen” para “otorgar un horizonte de estabilidad” para garantizar avances que los españoles han dicho que “claramente” los españoles tienen que liderar el PSOE.

El líder del PSOE, como también hiciera tras votar, instó a dejar “a un lado la dialéctica electoral” y pensar que “la mayoría –de los españoles- ha dicho que quiere avanzar, no retroceder” y, “mucho menos hacer descansar la gobernabilidad de sus gobiernos municipales, autonómicas en manos de una formación política que claramente está situada en la ultraderecha y planteando la involución”.

Sánchez compareció ante los periodistas en la sala de prensa junto a Borrell y la vicepresidenta Carmen Calvo, los ministros José Luis Ábalos y Luis Planas, y las ministras Teresa Ribera, Margarita Robles, Lola Delgado, Magdalena Valerio. También con el vicepresidente segundo del Congreso, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, y la vicepresidenta primera del Senado, Cristina Narbona. El secretario de Coordinación Territorial del PSOE, Santos Cerdán, cerraba el cuadro, junto a la ‘número dos’ de la candidatura europea, Iratxe García.

Por su parte, Borrell extendió la victoria a toda la candidatura socialista y destacó la tradición profundamente europeísta del PSOE y que son uno de los partidos que más influyó en la construcción europea.

(SERVIMEDIA)