Compartir

El candidato socialista a la investidura como presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, instó este jueves desde Bruselas a Ciudadanos a que “le quiten el cordón a quien legítimamente ha ganado las elecciones, que es el PSOE”.

Así lo indicó a su llegada a la reunión del Consejo Europeo en unas declaraciones a los periodistas en las que insistió en que “la responsabilidad de Partido Popular y Ciudadanos, como partidos que se dicen de Estado, es facilitar la investidura, no bloquear y garantizar una cierta estabilidad”.

Respecto a Unidas Podemos, formación que denominó como su “socio preferente”, recordó que le ha trasladado una oferta con la que espera “poder contar con su apoyo”.

Remarcó que “lo importante es que haya un gobierno cuanto antes en España” y preguntó a “aquellos que están diciendo que no van a votar a mi investidura como presidente” qué es lo que ofrecen, porque, como “no hay alternativa”, no se sabe si lo que buscan es “bloqueo o unas nuevas elecciones”; y les reprochó que “no están apoyando ni la estabilidad ni la gobernabilidad de España”.

Insistió en que su “intención” es “entendernos con todos y dialogar con todos, dentro de la Constitución”. “Somos un gobierno de izquierdas, que propone agenda de progreso, y queremos entendernos, sobre todo, como socio preferente, con las fuerzas más a la izquierda del PSOE, pero es indudable que podemos compartir una agenda también de transformación, de reformas y de regeneración democrática con otras formaciones”. “Pero, desgraciadamente, tras el 28-A, hay algunas fuerzas que continúan poniendo un cordón sanitario al PSOE”, reiteró.

Pese a las “discrepancias ideológicas” que mantiene con Emmanuel Macron, presidente de Francia, y el partido liberal, Sánchez destacó que “compartimos que no se puede pactar con la ultraderecha”.

Además de estar “pactando con una fuerza de ultraderecha”, criticó, el partido de Albert Rivera permite que ésta pacte con el Partido Popular “acuerdos que no se dan a conocer a la ciudadanía”, como ocurre con el pacto para el Ayuntamiento de Madrid, lo que le pareció “gravísimo” y le hace “temer lo peor”.