Compartir

El presidente del Gobierno en funciones y secretario general de los socialistas, Pedro Sánchez, trasladó este martes al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, que cumple con los “compromisos” que le ha planteado sobre Navarra, Cataluña y política fiscal y que, por ende, “no debería existir problema para que contribuyeran con su abstención”. Sin embargo, lejos de engatusar al presidente de Cs, logró que se revolviera contra lo que tildó de “tomadura de pelo”.

Estas fueron las distintas versiones que trasladaron desde el PSOE y Cs después de que se produjera una conversación telefónica entre Sánchez y Rivera, toda vez que el presidente de Cs planteó ayer al PP la posibilidad de ofrecer una abstención conjunta a cambio de varios compromisos “de Estado”, entre ellos un Ejecutivo “constitucionalista” en Navarra, que no haya indultos en el caso del ‘procés’ y que se realice una política económica “sensata”.

En un texto por escrito rubricado por Sánchez para dar respuesta a la carta trasladada por Rivera, transmite su “firme compromiso con la Constitución y las leyes en cualquier punto de nuestra geografía” y su “voluntad de proteger y mejorar el poder adquisitivo y el nivel de vida de las clases medias y trabajadoras”.

No obstante, Rivera ve que esta respuesta “no está a la altura de un candidato a la Presidencia del Gobierno de España” porque se trata de “una colección de mentiras” y “los españoles saben qué es lo que está haciendo el PSOE en Navarra, qué es lo que está haciendo PSOE en Cataluña y cuál es el programa económico de Sánchez”.

VERSIONES ENFRENTADAS

El jefe del Ejecutivo en funciones trata de convencer a Rivera de que ya cumple porque “Navarra tiene un Gobierno liderado por el PSOE plenamente comprometido con la defensa de la Constitución y del régimen foral, y del que no forma parte EH Bildu, que sí integraba en cambio el ejecutivo regional anterior”.

Por tanto, Sánchez indica por escrito que “las inquietudes que condicionan” la postura de Cs en este proceso de investidura se cumplen y defiende que “no debiera existir problema” para que contribuyeran con su abstención y, desde la oposición, a evitar una repetición electoral “del todo innecesaria”.

El líder del PSOE agradece a Rivera su carta y responde mediante “este compromiso” de “garantías por escrito”. “De obrar así, contribuiría muy positivamente a desbloquear la situación” y “a cumplir la voluntad de los españoles” expresada en las anteriores elecciones generales del 28 de abril.

Pese a dejar por escrito estos compromisos, ya que Sánchez entiende desde el principio que no se ha salido en ningún momento del orden constitucional, en el texto reprocha a Rivera su “tardía comunicación” en búsqueda de una solución que esté dictada “por el celo de la defensa de la Constitución”.

“Puede tener la seguridad de que no existe impedimento alguno para que facilite la investidura”, incide el presidente del Gobierno en funciones, argumentando que “no encontrará aliado mejor” para defender la Carta Magna que el PSOE.

COLECCIÓN DE MENTIRAS

Sin embargo, Cs emitió un comunicado para calificar de “tomadura de pelo a todos los españoles” la respuesta escrita de Sánchez. “Es mentira que el PSOE esté cumpliendo con las tres condiciones planteadas y además rechaza una reunión con la oposición para abordar esa solución de Estado”, critican desde Alcalá.

A su juicio, los españoles saben cuál es la realidad y que pasa por que “en Navarra gobierna el PSN en coalición con los nacionalistas de Geroa Bai y el apoyo de Bildu”. Por tanto, para lograr su abstención, en Cs exigen a Sánchez “que rompa ese pacto y acepte una mesa de negociación de Navarra Suma con el PSN para formar un gobierno constitucionalista en la comunidad”.

En Cataluña creen que los separatistas están “redoblando su desafío”, con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, llamando a culminar la independencia, “atacar al Estado” y a la “desobediencia” en caso de que el Tribunal Supremo condene a los líderes independentistas que están siendo juzgados. En este sentido, reclaman a Sánchez un compromiso por escrito de que no los indultará y que aborde con PP y Cs la planificación de la aplicación del artículo 155.

Por último, en el plano económico, Cs reprocha al PSOE que en su programa hay una “subida del gasto de 30.000 millones de euros y subidas de impuestos a las familias y a los autónomos que supondrían un obús contra el bolsillo de millones de españoles”.

Con toda esta “colección de mentiras”, Rivera no ve que se cumplan sus peticiones y exige a Sánchez que “recapacite y rectifique” virando “hacia el constitucionalismo” si quiere su apoyo en forma de abstención.

(SERVIMEDIA)