Compartir
Servimedia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, afeó este martes a los independentistas que “nunca quisieron el diálogo” para hallar soluciones a la situación en Cataluña porque “tienen miedo al diálogo” y a resolver la crisis territorial, porque “quieren vivir de la crisis”.

“Los extremos se tocan”, dijo Sánchez, y “ustedes vivían mucho mejor con un gobierno del Partido Popular” y no apuestan por resolver la situación”. De esta manera respondió el presidente al senador de ERC Joaquim Ayats en la sesión de control al Ejecutivo en el Senado, en la que le recriminó que tumbaran los Presupuestos.

Sánchez le reprochó que “han pedido cosas imposibles a este Gobierno”, algunas “fuera de la Constitución” e incluso “cosas” que la sociedad catalana no ha reclamado. Por ello, consideró que los independistas “no se han tomado en serio los espacios de diálogo de este gobierno”. “Ni se han tomado en serio los espacios de diálogo” ni el propio “diálogo en serio”, le espetó Sánchez al senador de ERC.

Por su parte, Ayats le dijo que “no hemos visto nunca su propuesta” para Cataluña, esto es un “conflicto” y no tienen las “agallas” de resolver porque tiene miedo a la ultraderecha, a la vieja (en alusión al PP) y a la nueva”. Y le reprochó el “seguidismo” que hacen de la derecha. “Vuelva a esa mesa de diálogo”, con “voluntad sincera” porque ellos siguen “dispuestos a negociar”, abogó el senador de ERC.

Asimismo, acusó a Sánchez de “levantarse” de la mesa por “miedo a la derecha” o hacer un acto de “representación de cobardía”, porque tenían la capacidad “por encontrar una solución política” y “han preferido jugar a la representación y convocar elecciones” todo por un “juego electoral”.

Por su parte, Sánchez respondió que “valentía es sentarse y asumir la legalidad y no continuar con el viaje a ninguna parte. Eso no es valiente y el diálogo”, añadió, les da “pavor porque les señalen y digan que son unos traidores”. Sánchez les animó a “enfrentarse a sus propios fantasmas” porque, de lo contrario, “le va ocurrir lo que le corrió al PDECat y van a ser devorados por el tigre del independentismo”.

Así, le recriminó el rechazo a los Presupuestos porque “se llenan la boca de que quieren al pueblo de Cataluña” pero han mostrado “muy poco respeto” por ese pueblo tumbando las cuentas públicas que, a su juicio, tenían una gran partida para la mejora de la vida de los catalanes con el desembolso de 2.200 millones.

Sánchez les afeó que “nunca quisieron dialogar, nosotros sí queremos resolver el conflicto y queremos una España que se reconozca en su diversidad” y trasladó que “la valentía es sentarse y asumir la legalidad, y continuar con el viaje a ninguna parte no es valiente”, concluyó.