Compartir

Los tripulantes de cabina (TCP) de Ryanair con base en España están llamados hoy a una nueva huelga por la negativa de la aerolínea a aplicarles la legislación laboral española.

Tal y como ocurrió también en julio, los paros en España se suman a los convocados por los tripulantes de Ryanair en otros países, como Portugal, Holanda y Bélgica. La compañía ha cancelado más de 150 vuelos en toda Europa, lo que representa el 6,25% de los 2.400 vuelos previstos para toda la jornada. En los aeropuertos españoles ha cancelado 64 vuelos.

Como en las anteriores huelgas, los servicios mínimos fijados por Fomento protegen el 100% de los vuelos con los territorios no peninsulares, el 59% de los servicios domésticos sin alternativas de transporte inferiores a cinco horas, así como los internacionales, y el 35% en el resto de operaciones.

USO y Sitcpla, organizaciones sindicales que convocan la huelga, han mostrado su malestar por el hecho de que el Ministerio fije servicios mínimos aplicando la normativa española mientras permite que la compañía irlandesa presidida por Michael O’Leary no la respete en materia laboral.

Ryanair asegura que todos los clientes afectados han recibido correos electrónicos y mensajes SMS informándoles de la cancelación de su vuelo, así como de sus opciones para volar en otro o solicitar la devolución del importe del billete.