Compartir

El exconsejero de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña Josep Rull aseguró este miércoles en el juicio del ‘procés’ que está procesado por rebelión “básicamente porque no he renunciado a mi actividad política”, criticó el “escenario de negación política” y la actuación “inadmisible” del Ministerio Público en la causa que consideró “impropia de una Fiscalía seria en un Estado de Derecho solvente y homologable”.

Fueron las declaraciones de Rull este miércoles ante la sala del Tribunal Supremo que juzga el ‘procés’ durante el ejercicio de su derecho a la última palabra. Ante unas defensas emocionadas con sus palabras, tras agradecer a su familia y amigos haber entendido su “compromiso político” y trasladar su “gratitud infinita al pueblo de Cataluña”. El exconseller manifestó su “tranquilidad absoluta de conciencia” y criticó que la justicia tenga que afrontar un problema de naturaleza política.

“Me piden condena por haber firmado una hoja de ruta que es la base del programa electoral; por haberme reunido en varias ocasiones para preparar la independencia, sin explicar cómo, cuándo, el propósito; avalar la decisión de mi equipo de no autorizar el atraque de un barco en el puerto de Palamós, solo avale esta decisión de naturaleza técnica. He hecho esto con todo el conocimiento de manera razonable y de manera seria como conseller”. Así, agregó, la cuarta razón para que pidan mi condena es una “entrevista absolutamente manipulada por parte de la fiscalía, es impropio de una fiscalía seria en un Estado de Derecho solvente y homologable, es inadmisible”.

Para el exconseller, estas cuatro razones “apuntan a derechos”, sin embargo aseguró estar convencido, aunque “ojala me equivoqué”, manifestó, que está procesado por no haber renunciado a su actividad política. Esto, agregó, “no es una intuición vaporosa”, ya que “el anterior minsitro de Justicia Rafael Catalá en una entrevista el 1 de febrero apuntó plazos y términos de nuestra suspensión… y un Estado Derecho fuerte no necesita estos instrumentos para protegerse”.

En sus últimas palabras, Rull se dirigió al tribunal: “Ustedes tienen la oportunidad de decir cuales son los límites de los derechos y libertades, si una visión restrictiva como plantea la fiscalía o una visión potente. La democracia se defiende con más democracia y los derechos con más derechos”. Asó, añadió, “ustedes hasta ahora con sus resoluciones han hecho que yo no pueda ver crecer a mis hijos, pero sea cual sea el sentido de la sentencia, no van a impedir que yo les transmita la dignidad, que pueda dar un testimonio de nuestro compromiso, de nuestra lucha democrática tenaz, incansable apasionada, para que el día de mañana puedan vivir en un país mejor donde sea simplemente imposible que alguien pueda ser encarcelado por haber defendido nuestros ideales”, porque “la esperanza es más imparable que el miedo, después de nosotros vendrán más, no existen suficientes cárceles para encerrar el anhelo de libertad de un pueblo”, concluyó.