Compartir

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, acudió este martes a Madrid para asistir como invitado a la constitución de las Cortes después de que su partido consiguiera un escaño a nivel nacional.

Revilla inició el lunes su periplo a Madrid pero el tren tuvo un problema con la catenaria por lo que los pasajeros se tuvieron que bajar a la altura del municipio de Bárcena (Cantabria). En ese momento el presidente regional aprovechó para repartir unos chorizos al resto del pasaje y para hacer un símil entre el nombre del pueblo donde se habían quedado tirados y el nombre del ex tesorero del PP Luis Bárcenas.

Una vez concluida la sesión en el Congreso, Revilla se dispuso a iniciar “la odisea” de la vuelta a Cantabria con amenazas al Gobierno Central.