Compartir

Podría ser la gran abanderada de los Ni-ni: tiene 24 años, lleva tres años en 2º de Bachillerato sin aprobar ni una sola asignatura y cobra una pensión alimenticia paterna.

Ante este escenario de “nulo aprovechamiento de sus estudios y la edad de la beneficiaria”, la Audiencia Provincial de Albacete ha aceptado el recurso presentado por el padre que le pasaba una pensión de 600 euros al mes.

El pasado 21 de julio de 2017, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 6 de Albacete falló a favor de la joven y determinó que el padre debía ser pasando la manutención a su hija, al considerar que pese a frente a la tesis del padre que aseguraba que se había incorporado al mundo laboral, en realidad, su “actividad principal” eran los estudios.

Ahora, el recurso da la razón al padre dado que la hija-dice- no emplea su tiempo en “formarse adecuadamente de cara a la obtención de un medio de vida que le permita independizarse”.

Eso sí, para dar margen a la joven, se resuelve que el pago de la pensión debe mantenerse durante 6 meses.