Compartir

El Instituto Nacional de estadística (INE) ha publicado este martes los datos provisionales de la Estadística de Migraciones, confirmando el crecimiento más elevado desde 2008.

La población española ha aumentado en 267.457 personas desde el año 2011, al pasar de los 46.667.175 millones de residentes a 1 de enero de 2011 a los 46.934.632 habitantes a 1 de enero de 2019, cifra que, a su vez, representa un incremento de 276.186 personas a lo largo de 2018 con respecto al ejercicio 2017 gracias al saldo migratorio positivo de 333.672 personas, que compensó el saldo vegetativo negativo de 56.262 personas.

Según el INE, mientras que la población de españoles nacidos en España se redujo en 98.595 personas a lo largo de 2018, el número de extranjeros se situó en los 4,8 millones de personas a 1 de enero de 2019 después de que un total de 643.037 personas procedentes de otros países establecieran su residencia en España, un 20,8% más que en 2017.

Los datos provisionales publicados este martes por el INE también muestran que entre las principales nacionalidades, los mayores incrementos se dieron en 2018 en la población venezolana (42.803 personas más, hasta las 133.934), lo que en términos relativos supone un 47% más que el año anterior.

Le sigue la población colombiana (39.977 más) y marroquí (32.217). Y los mayores descensos en la de Ecuador (–4.173), Rumanía (–2.359) y Bulgaria (–1.387).

En términos relativos, el incremento fue de un 32,4% de Honduras y del 25,1% de Colombia. Y los mayores descensos entre los nacionales de Ecuador (–3,0%), Bulgaria (–1,1%) y Rumanía (–0,4%).

La población extranjera más numerosa es la de Marruecos, con 714.239 personas; Rumanía, con 671.233, y Reino Unido, 287.292.

Por su parte, el saldo migratorio de los españoles con el exterior pasó a ser positivo en 2018 por primera vez desde el inicio de la Estadística de Migraciones, en 2008, con 3.475 entradas netas procedentes del exterior.

En cuanto a las comunidades autónomas, durante 2018 la población creció en 13 regiones y se redujo en cuatro y en términos relativos Islas Baleares fue la región que experimentó un mayor crecimiento de la población, con un 1,79% de aumento, seguida de Comunidad de Madrid y Canarias, ambas con 1,39%.

En el otro extremo, los descensos de población más acusados se dieron en Asturias, con una reducción del 0,52%; Extremadura, con un descenso del 0,47%, y Castilla y León, con un 0,43% menos.

Por lo que respecta a migraciones interiores, los mayores saldos migratorios entre regiones durante 2018 se dieron en Comunidad de Madrid (7.307 entradas netas), Comunidad Valenciana (3.728) e Islas Baleares (3.686).

Andalucía, Castilla y León y Extremadura presentaron los saldos más negativos, con una reducción de 6.374 en el caso de la región andaluza, 4.099 en el caso de Castilla y León, y 2.980 en el caso de Extremadura.

(SERVIMEDIA)