Compartir

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha dictado sentencia en el caso de las `tarjetas black´ de Cajamadrid y Bankia. En ella confirma, por unanimidad, la condena a cuatro años y seis meses de prisión para el exvicepresidente del Gobierno de Aznar y expresidente de Bankia, Rodrigo Rato.

En una sentencia de 462 folios, el tribunal confirma la culpabilidad de los 65 acusados dictada por la Audiencia Nacional y rebaja la pena a los que devolvieron el dinero que gastaron con las tarjetas.

Esta confirmación significa que Rato deberá entrar en prisión. El exvicepresidente puede aún recurrir en amparo al Tribunal Constitucional y solicitar la suspensión de su condena en tanto no se pronuncie, pero es poco probable que se paralice su ingreso en la cárcel.

Consejeros y directivos de la entidad gastaron 12,5 millones de euros con cargo a tarjetas corporativas opacas al fisco. Cuando José Ignacio Goirigolzarri llegó a la presidencia de Bankia, en 2012, se comenzaron a investigar los gastos de ejercicios anteriores y entre ellos el uso de esas tarjetas que no parecían estar en consonancia con “la ortodoxia bancaria”.