Compartir

Cerca de 600 testigos declararán en el juicio por el 1-O. Aunque la gran mayoría son policías, en el listado están algunas de las figuras políticas más destacadas de los últimos años, empezando por el expresidente del Gobierno Mariano Rajoy, su vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el exministro de Hacienda Cristóbal Montoro, el expresidente catalán Artur Mas o el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu.

El grueso de los testigos lo integra la lista de 256 solicitados por la Fiscalía, incluyendo a los cinco exmiembros del Ejecutivo central, del catalán y del vasco. Para Rajoy, será su segunda declaración como testigo ante un tribunal. La primera se produjo el 27 de julio de 2017 con motivo del juicio celebrado en la Audiencia Nacional por la primera etapa de la ‘trama Gürtel’, entre los años 1999 y 2005.

Durante la vista también deberá comparecer al actual vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés. En el momento en que se produjeron los hechos que se someten a juicio, Aragonés era secretario de Economía y mano derecha de Oriol Junqueras en el Ejecutivo catalán.

MOSSOS D’ESQUADRA

También están llamados a testificar el exalcalde de Barcelona Xavier Trías, el que fuera Mayor de los Mossos d’Esquadra Josep Lluís Trapero y la intendente Teresa Laplana, estos dos últimos procesados por rebelión y sedición, respectivamente, en la causa que se investiga en la Audiencia Nacional por la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre y por el asedio a la sede de la Consejería de Economía el 20 y 21 de septiembre. También será citado el exjefe de los Mossos que sustituyó a Trapero, Ferrán López.

Igualmente, están llamados a declarar el presidente del Parlament de Cataluña, Roger Torrent, y los diputados Gabriel Rufián y Joan Tardá, todos ellos pertenecientes a ERC. El tribunal también aceptó llamar a la excoordinadora general del PDECat Marta Pascal, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y al exdelegado de Gobierno en Cataluña Enric Milló.

En esa larga lista de testigos también figura un nutrido grupo de diputados del Parlament en el momento de la Declaración de Independencia de Cataluña (DUI). Entre ellos destacan el músico Lluis Llach, el exportavoz de En Comú Podem Xavier Domenech o el magistrado que colaboró en la elaboración de una Constitución para Cataluña, Santiago Vidal, que acabó siendo suspendido de funciones por el CGPJ. Además, el tribunal escuchara el testimonio de los cuatro exconsejeros de Puigdemont que dimitieron el pasado mes de julio y los exmiembros de la Mesa de Parlament procesados por el juez Pablo Llarena y que finalmente serán juzgados en el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJ), con excepción de Ramona Barrufet.

Además de decenas de policías, guardias civiles y ciudadanos que sufrieron heridas durante esos días, declarará como testigo la letrada judicial del juzgado número 13 de Barcelona Montserrat Toro, que se vio obligada a salir de la Consejería de Economía a la que acudió con el mandato judicial de hacer un registro por los tejados del edificio tras más de 20 horas de asedio y la imposibilidad de abandonarlo por la puerta como consecuencia de las protestas ciudadanas que se produjeron el 20 de septiembre de 2017.

El tribunal escuchará también al secretario general de la UGT, José María Álvarez Suárez, al que fuera número dos del exvidepresidente de la Gneralitat Josep María Jové, al exsecretario de Hacienda catalán Josep Lluís Salvado y a los observadores internacionales que asistieron a la jornada del 1-O.

TESTIGOS RECHAZADOS

La Sala Segunda del Tribunal rechazó solamente el testimonio de 40 de los propuestos por las defensas, un 6,7% de todos los solicitados. Entre los excluidos está el Rey, que había sido propuesto por Jordi Sànchez, “porque lo prohíbe expresamente el artículo 411 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”. Tampoco ha admitido el testimonio del jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, “al no admitir nuestro sistema el ‘testigo por sustitución’”.

También han sido rechazadas las 18 propuestas testificales del presidente de Ómnium Cultural, Jordi Cuixart, que incluían a los relatores de Naciones Unidas Jody Williams y Ahmed Galai, a premios Nobel de la Paz; al lingüista Noam Chomsky o el historiador Paul Preston, dos de las personalidades internacionales que habían firmado el manifiesto `Let Catalans Vote´.

Tampoco declararán el exministro socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, el expresidente catalán Carles Puigdemont y algunos de los procesados que están declarados en rebeldía y huidos de España, porque es incompatible con su condición de procesados.