Compartir
Servimedia

Jordi Pina, en representación de Jordi Sánchez, José Rull y Jordi Turull, esgrimió este martes palabras del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, entonces jefe de la oposición a Mariano Rajoy, y del rey Felipe VI para demostrar que no hubo violencia en Cataluña con motivo del 1-O y desmontar así la acusación de rebelión que formula la Fiscalía.

Es el tercero de los abogados que interviene este martes para formular sus conclusiones finales en el juicio que el Tribunal Supremo sigue contra los líderes del `procés´ esgrimió un tuit de Pedro Sánchez correspondiente a la jornada del referéndum en el que rechazaba las cargas policiales.

En ese momento, explicó, “nadie percibió lo que podemos entender como un golpe de Estado. La resistencia pasiva es incompatible con el alzamiento público del artículo 472 del Código Penal”. El delito de rebelión y la violencia que conlleva supone una actitud pasiva de los rebeldes, argumentó.

Pina se refirió también al discurso pronunciado por el rey Felipe VI, el día 3 de octubre, para respaldar sus tesis. “En su discurso, (el Rey) no habla de rebelión, ni de violencia. Tampoco lo hizo el actual presidente del Gobierno español”, insistió.

El abogado Sánchez, Rull y Turull ha dedicado la primera parte de su intervención a tratar de desmontar la idea de que hubo violencia en los aledaños del 1-O. Para respaldar su tesis argumentó que de haber habido un alzamiento insurreccional de perfil independentistas no se habría permitido la celebración de manifestaciones constitucionalistas los días 8 y 12 de octubre de 2017.

“¿A alguien le cabe en la cabeza que en pleno periodo insurreccional de los rebeldes se permita que miles de personas contrarias a la independencia se puedan manifestar?”, preguntó Pina en voz alta en relación con las manifestaciones que coincidieron con la celebración de día de la Hispanidad de 2017. “En Catalunya hay paz”, sentenció, “por mucho que hablen muchos políticos que quieren confrontación”.

GOLPE DE ESTADO

El letrado trató de dejar sentado igualmente que el golpe de Estado no es un delito contemplado en el Código Penal. “Por más frases grandilocuentes” que usara el fiscal Javier Zaragoza para defender la existencia de un golpe de Estado, “no es un delito. El Código Penal es el que es. La labor de hoy es analizar si concurren los tipos penales que se les imputan”, es decir, rebelión o sedición.

Según dijo Pina, de no existir “un alzamiento público, no tenemos nada más. No es que el Código Penal esté obsoleto, sino que es el que es”, remachó. “Alzarse públicamente es una conducta patente de sublevación por parte de una multitud de ciudadanos”, insistió el abogado para desAcreditar los argumentos del ministerio público que les acusa de rebelión.

“En Cataluña hay paz”, insistió Pina que pasó a preguntarse si “¿la reacción ciudadana levantando los brazos diciendo ‘votarem’ es hostil?” o si “¿la violencia para alcanzar la independencia de una parte del territorio son escupitajos o el lanzamiento de una valla?”. “¿Esa es la violencia necesaria para doblegar al Estado?”, lanzó Pina a la sala antes de acabar atribuyendo a “un discapacitado” la patada de un hombre dada en la cabeza a un policía.

Salvo excepciones como esa “hemos visto dos días de vídeos. ¿Dónde están los golpes de ciudadanos a policías?”, se preguntó, antes de recordar que “hemos visto actuaciones deleznables de policías” durante la jornada del 1-O, aunque “no de todos”.

GENTE DE PAZ

El abogado Pina insistió en que “estos señores son gente de paz” y preguntó “¿cómo se les puede atribuir que hayan inducido a la violencia?”, porque “si algo hemos aprendido en estos cuatro meses es que estas personas son gente de paz”.

Ya en relación a la acusación de sedición que formula la Abogacía del Estado “con idénticos argumentos” de los que usa la Fiscalía para acreditar el de rebelión, el letrado aseguró que no puede “estar de acuerdo en que el delito de sedición no supone la comisión de una acción violenta. Si para desordenes públicos, la jurisprudencia habla de actuación violenta, ¿cómo puede ser que para la sedición no se requiera?”, inquirió.

La defensa, recordó que en esta vista “no estamos juzgando a los ciudadanos, estamos juzgando a los inductores” y en ese sentido preguntó si “¿hay algún tuit de mis clientes incitando a los ciudadanos a impedir la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado?”. “No encontrarán ni uno”, aseguró tajante.

Pina se refirió a continuación a la acusación de organización criminal que les atribuye la acusación popular de Vox. A su juicio, “queda probado que no hubo ningún tipo de organización entre los miembros del gobierno, los ciudadanos y las asociaciones civiles que permita defender el delito de organización criminal”.