Compartir

Jordi Pina, abogado de Jordi Sànchez, desvinculó este martes al exlíder de la ANC de la organización y convocatorio del referéndum del 1-O. Asimismo, defendió que no es un “insurrecto”, como sostiene la acusación, y recordó sus continuas llamadas a la “calma y al pacifismo” durante la concentración frente a la Consejería de Economía el 20-S.

Así se manifestó este martes Pina ante el tribunal que juzga el ‘procés’ durante la exposición de sus conclusiones finales. “¿Cómo puede ser que Sànchez, y lo hago extensivo a Cuixart y Forcadell, sean jefes de una rebelión y en cambio no se les imputa el delito de malversación aparejado a la rebelión?”, expresó el abogado. “Da que pensar que no hay ningún argumento para imputarle a Sánchez esa participación”, agregó.

En este sentido, expresó su creencia de que “la fiscalía ha querido escarmentar de una manera considerable a los líderes sociales”. “Jordi Sànchez es a uno de los que la fiscalía le dedicó más tiempo y la verdad que poco tiene que decir del 1-O porque era un ciudadano como cualquier otro. A Sànchez ni a nadie de la ANC se le requirió para que hiciera o dejara de hacer” ese día, apuntó Pina. Además, recordó los ‘tuits’ de “signo pacífico” de Sànchez durante aquéllos días, “nadie puede decir lo contrario”. Especialmente, apuntó el 20-S, “durante todo el día hubo llamamientos a la calma y al pacifismo”

Durante su intervención, Pina reprochó que el Ministerio Público en su escrito de conclusiones haga referencia a la hoja de ruta de la ANC de 2016 “diciendo que allí se hacía referencia al referéndum de autodeterminación”. “No puede ser que sirva de argumento para acusar y condenar a una persona un documento que está en la causa y sobre el que no se ha hecho la más mínima pregunta al acusado”, y es que “esto no vale”, llegó a decir Pina.

“No le den más vueltas”, resaltó. “El referéndum del 1-O lo organizó y lo convocó el gobierno de la Generalitat y el presidente Carles Puigdemont, no lo organizó ni lo convocó la ANC. Igual no tienen nada más, pues lo siento, pero es que no hay nada más que vincule a la ANC y Sànchez con el referéndum”, subrayó Pina. Además, recordó que los llamados líderes sociales del ‘procés’, Sànchez y Cuixart, “no tenían nada que ver” con el documento ‘Enfocats’, con el Libro Blanco o con la agenda ‘Moleskine’.

EL 20-S, UN ACTO “SIMBÓLICO”

En cambio, manifestó, la ANC juega “un papel importante para canalizar la voluntad de la gente” en Cataluña. A su juicio, son los ciudadanos lo que reclaman el referéndum y son las entidades sociales, explicó, “los que recogen el guante de lo que los ciudadanos y es la voz de la sociedad que se la trasladan al Govern”. Pina defiendo trayectoria pacífica de la ANC: “Los catalanes hemos chuleado durante años de hacer movilizaciones pacíficas sin un solo papel al suelo”, apuntó. Sin embargo, “la única maldita excepción” fue la actuación de “cuatro desalmados” que “el 20-S tiraron por tierra años de pacifismo en Cataluña” y que provocaron que “ahora tengamos que defender a Sànchez de 17 años de prisión. Asimismo, criticó el relato del Ministerio Fiscal que ha situado a “Sànchez y Cuixart como los dueños del orden público en Cataluña. Por el amor de dios”, subrayó, algo que repitió en numerosas ocasiones durante sus tres horas de intervención.

“Nunca encontrarán llamamientos a actuación violenta, a enfrentamientos con la policía… nada, nada, nada”, insistió Pina. “Todo aquellos que se dice de Sànchez respecto al tono y la manera de hacer el 20-S no ha quedado probado, no solo no ha quedado probado todo lo contrario”, subrayó.

Según el letrado, la concentración frente a la consejería fue un acto “simbólico” y rechazó que la intención fuera impedir el registro. “¿Si se va a cometer un delito de rebelión se comunica a las autoridades? La ANC comunicó el inicio y el fin de la concentración, hay que ser muy torpe para avisar a las autoridades si se va a cometer un delito”, comentó.

Sobre las armas en los vehículos de la Guardia Civil, uno de los momentos de mayor tensión de aquel día, Pina destacó que cuando el teniente se lo dijo a Sànchez a media tarde “no tardaron más de un cuarto de hora en montar un cordón para proteger los vehículos”. En cuanto a la declaración de la letrada de la Administración de Justicia (LAJ), el abogado de Sànchez mostró su respeto a la sensación que pudo tener la testigo, pero criticó que dijese “cosas que no son ciertas” como que “hubo un intento de asalto en la puerta cuando bajo por la noche o que los guardias civiles no podían hacer cambio de guardia cuando se puede apreciar que sí los hay e, incluso, lo dijo algún testigo de la acusación”.

Para terminar, el letrado insistió en la actitud “no violenta” de Sànchez, pese a reconocer momentos de tensión del exlíder de la ANC. “Que en un momento determinado se pudo poner nervioso, altivo… ¿eso justifica una petición de 17 años de cárcel?”. Así, añadió, “sí, Jordi Sànchez de inicio fue un borde, pero ¿dónde está el tipo penal de borde? Si no se puede poner nervioso ante una concentración de 40.000 personas…”, expresó.

Al terminar las conclusiones finales sobre Sànchez, Pina comunicó que ha presentado escritos por cada uno de sus tres clientes, Sànchez, Turull y Rull, pidiendo la libertad una vez terminado el juicio. Por último, manifestó su agradecimiento, en especial “a mis tres amigos, sea cual sea la sentencia, podéis estar orgullosos, sois gente de paz”, concluyó.