Compartir
Twitter

Jordi Pina, el abogado que representa a Jordi Sánchez, Josep Rull y Jordi Turull en el juicio del `procés´ ha iniciado este martes el análisis de los elementos que incriminan a cada uno de sus clientes. El primero de ellos es el documento Enfocats, “que es la clave para que estén encarceladas personas inocentes, es el Santo Grial del independentismo y resulta que ninguno sabe que es ni lo ha recibido nunca”, dijo con vehemencia.

Según defendió, los acusados no sabían de ese documento hallado en el registro a Josep María Jové y las acusaciones no han sido capaces de poner ante el tribunal “ni una sola mención de los guardias civiles a que hubiera corrido por correo electrónico o whatsapp entre los acusados”.

“En esta vida”, continuó, “hay mucho iluminado y gente que ni siquiera conocía, que mandaba correos al señor Sánchez en los que hacía propuestas espeluznantes”, relató el abogado, quien insiste en que no se puede atribuir a los acusados actuaciones de las que, dijo, ni siquiera tuvieron conocimiento.

Pina pasó revista a lo que los fiscales han esgrimido como prueba de cargo, por ejemplo, a las reuniones mantenidas entre distintos acusados. “¿Pero cómo no se van a reunir? No sería normal que se reuniera con Messi… ¿pero con Marta Rovira? Que era la portavoz del Grupo Parlamentario… Había una moción de censura, no se aprobaban los presupuestos. Es lo normal”, enmarcó la situación política en Cataluña.

En relación a Jordi Turull, el letrado rechazó que se le esté imputando rebelión por haber entrado en el Govern de Carles Puigdemont el 14 de julio de 2017, tras la remodelación que se hizo para incorporar a consellers leales al proceso independentista. Recordó que lleva más tiempo en prisión que el estuvo como conseller de Presidencia.

La defensa reprochó al fiscal en varias ocasiones que no escuchara los argumentos de los acusados y de los testigos de la defensa y en ese sentido afeó al ministerio público que no tuviera en cuenta en sus conclusiones la condena de cualquier tipo de violencia hecha por Turull en el juicio.

Además, explicó que cuando se publicó el `Llibre Blanc per la Transición Nacional´, Jordi Turull no era miembro del Gobierno y Jordi Sánchez era adjunto al síndic de greuges (Defensor del Pueblo de Cataluña).

Respecto al papel de Josep Rull en el proceso de independentista, el letrado ironizó: “No sé si debería hablar más de derecho penal o de derecho marítimo”. Rull era conseller de Territorio en la época del referéndum y dentro de sus responsabilidades figuraba el del control de los puertos catalanes.

Rull publicó un tuit en el que se vanagloriaba de no haber dejado atracar al buque `Moby Dada´, que después alojó a las Fuerzas de Seguridad del Estado que intervinieron el 1-O, en el puerto de Palamós. “El barco no atracó por razones técnicas, exhibimos las pruebas. ¿Qué más quieren?” preguntó el letrado, que acabó afirmando que ese mensaje “sólo fue la chulería de un tuit… ¿Para eso piden 16 años de prisión?”, insistió.

Según su abogado, la fiscalía sigue pidiendo 16 años de prisión para Rull basándose en una información “sacada de contexto” y continúa “insistiendo en que Rull no dejó atracar un barco en el puerto de Palamós por capricho. Eso es falso”, concluyó Pina, que aún tiene por delante una hora para exponer su informe final.