Compartir

El presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha aceptado la propuesta de celebrar un debate ‘a cuatro’ en RTVE, después de la decisión de la Junta Electoral Central (JEC) de frenar el debate de Atresmedia, que incluía a Vox.

El Comité Electoral del PSOE hizo suya la propuesta del secretario de Organización del partido, José Luis Ábalos, y el candidato socialista acudirá al debate en la corporación pública el próximo martes 23.

Desde el inicio de la programación de la campaña electoral, la cuestión de qué debate debía aceptar el presidente y candidato socialista generó importantes discusiones en el seno del Comité Electoral del PSOE sobre los pros y los contras de cada formato.

Rápidamente se rechazó un ‘cara a cara’ con Pablo Casado para no presentarlo como la alternativa a Sánchez y poder seguir con la estrategia de identificar a PP, Cs y Vox como un mismo bloque: “la derecha con tres siglas”.


CONTROVERSIA

Sin embargo, la elección entre el debate ‘a cuatro’ y ‘a cinco’ supuso una división entre los partidarios de dar foco a Vox para seguir evidenciando que las tres derechas son “lo mismo” y el “enemigo” es el PSOE y los que consideraban que es mejor no darle tanta cancha al partido de ultraderecha porque los argumentos de la formación de Santiago Abascal ya los hará “suyos” el PP y así es “más fácil” mostrar que son iguales.

Pero más allá de la cuestión del debate ‘a cuatro’ o ‘a cindo’, en el Comité Electoral aseguran a Servimedia que les iba “bien” cualquiera de esos formatos, pero que cuando se decantaron por el de cinco se acudía a Atresmedia, mientras que si la opción era el debate ‘a cuatro’ –como finalmente ha ocurrido tras la decisión de la JEC- estaba claro que se iba a RTVE.

Aducen que si se optaba por el debate entre cuatro candidatos tenía que ser en la corporación pública, porque “tenía todos los puntos a favor”: además de ser la primera en plantearlo, cuestión que consideran “algo sagrado”, es la “pública” y “pueden hacerlo con señal para todos”.

Desde el PSOE sostienen que para Sánchez será “un honor debatir en RTVE, la televisión pública española de todos, a la que su gobierno ha devuelto la independencia y neutralidad”.

DEBATE EN POSITIVO

Oficialmente, desde el partido afirman que acudirá al debate con el “ánimo de explicar sus propuestas de justicia social, convivencia y limpieza”, y con “la determinación de que el debate sea propositivo, alejado del insulto y la crispación que practican otros partidos”, porque “los ciudadanos no se merecen menos”.

Aprovechan para remarcar su estrategia de campaña en que “España se juega avanzar hacia el futuro o retroceder 40 años en una elección única”, por lo que apelan a “la máxima movilización el próximo 28 de abril”.

Por último, el PSOE pone el foco en su deseo de que “ese debate tenga la mayor difusión y audiencia posible” y destacan que RTVE ha ofrecido la “señal gratuita” a todos los medios de comunicación que deseen emitir el debate.

Aunque considera “importante señalar que RTVE fue el primer grupo en ofrecer un debate ‘a cuatro’”, el Comité Electoral del PSOE se decantó inicialmente, pese a las diferencias en el seno de la dirección de la campaña socialista, por el debate ‘a cinco’, en el que se incluía a Vox, además de PSOE, Partido Popular, Unidas Podemos y Ciudadanos.

(SERVIMEDIA)