Compartir
Controles de la DGT

Un vecino de Covelo (Pontevedra) fue parado el pasado lunes en un control de alcoholemia en el que dio positivo. Dos horas después fue sorprendido en otro en el que cuadruplicó la tasa permitida.

La Guardia Civil había preparado un dispositivo especial con motivo de la romería popular de A Franqueira, en el término municipal de Covelo, informa ‘ABC‘.

Sobre las 16:30 horas, los agentes dieron el alto a un vehículo, cuyo conductor dio positivo en la prueba de alcoholémia (0,92 mg/l). Al estar en compañía de su mujer, ésta se hizo cargo del vehículo y les permitieron reemprender la marcha, aunque le notificaron su condición de investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Tan sólo dos horas después, el mismo conductor era sorprendido al volante por otra patrulla. Una nueva prueba arrojó un resultado de 0,97 mg/l. “Casi llega a cuadruplicar el máximo establecido”, explicó la Benemérita.

Esta vez iba en compañía de un hombre, que en esta ocasión fue quien se hizo cargo del vehículo. Los agentes le notificaron por segunda vez su condición de investigado. En los próximos días deberá comparecer ante un juez.