Compartir

Unos ocho millones de niños en Siria y los países vecinos necesitan ayuda humanitaria con urgencia. Cinco millones siguen en el país y más de 2,5 millones viven refugiados en países vecinos como Jordania, Líbano o Turquía.

Así lo puso de relieve Unicef con motivo de la conmemoración este viernes 15 de enero del octavo aniversario del inicio de la guerra.

Según Unicef, la violencia es uno de los problemas más graves que afectan a los niños en Siria. En 2018 las instalaciones educativas y sanitarias sufrieron 262 ataques, una cifra récord, y los artefactos explosivos sin detonar causaron 434 muertes y lesiones.

Asimismo, señaló que tras ocho años de guerra, más de dos millones de niños sirios (una tercera parte de toda la población infantil del país) están fuera de la escuela. El 40% de la infraestructura educativa ha quedado dañada o destrozada, y, en el ámbito de la salud, tan solo la mitad de las instalaciones sanitarias están operativas. Asimismo, la tasa de vacunación ha bajado del 80% en 2010 a menos del 50% en 2017, lo que ha causado varios brotes de enfermedades.

Las familias sirias también sufren un empeoramiento de su economía: más del 83% de la población vive bajo el umbral de la pobreza, una situación que aumenta el riesgo de que los niños, para ayudar a sus familias, sean víctimas de matrimonio forzado y trabajo infantil o sean reclutados por grupos armados.

“Unicef sigue trabajando en Siria y en los países vecinos para ayudar a proporcionar a los niños servicios esenciales de salud, educación, protección y nutrición”, indicó Henrietta Fore, directora ejecutiva de Unicef. “Pero se requiere una financiación estable y sin restricciones durante varios años para cubrir las necesidades inmediatas y a largo plazo de los niños y sus familias dentro de Siria y en toda la región”.

#8ENMICORAZÓN

Con motivo del octavo aniversario de la guerra de Siria, Unicef Comité Español ha puesto en marcha una iniciativa en redes sociales a favor de los niños de Siria.

El objetivo es recordar a todos los actores implicados que la guerra debe terminar, y hacer llegar a los niños sirios y sus familias el mensaje de que no los olvidamos. Para unirse solo es necesario subir una fotografía haciendo el gesto de ponerse un 8 sobre el corazón, con el hashtag #8EnMiCorazón.

Además, Unicef ha lanzado por primera vez en su historia un álbum de canciones infantiles interpretadas por niños de Siria y de los países vecinos. El álbum contiene temas -muy conocidos en la región- compuestos por Elias Rahbani durante la guerra en Líbano y grabados en 1976 por sus hijos, entonces niños. Los intérpretes actuales, algunos de ellos niños con discapacidad, acudieron a talleres musicales para poder grabar el disco. Este proyecto forma parte de la atención psicosocial que Unicef y sus aliados ofrecen a los niños afectados por la guerra.

Según la organización, la música y las canciones contribuyen a promover la cohesión social y permiten a los niños reconectar con sus tradiciones y su lengua. El disco puede descargarse de forma gratuita en las plataformas Anghami, Deezer, Sound Cloud, Spotify y YouTube.

(SERVIMEDIA)