Compartir

La situación anticiclónica que impera en gran parte de España durante estas navidades continuará al final de 2018 y el inicio de 2019, es decir, en Nochevieja y Año Nuevo, puesto que el sol o las nieblas y temperaturas agradables para esta época del año protagonizarán las horas diurnas y aparecerán heladas en amplias zonas del interior peninsular.

La predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), recogida por Servimedia, indica que este domingo habrá lluvias en el área del Estrecho y en el sureste peninsular debido a un embolsamiento de aire frío, así como probablemente también en las islas de mayor relieve de Canarias.

Para este lunes, día de Nochevieja por ser el último de 2018, predominará el cielo despejado o poco nuboso en prácticamente toda España, con intervalos de nubes bajas matinales en el litoral cantábrico, Menorca, Melilla y las islas de mayor relieve de Canarias.

Este lunes se esperan nieblas en las depresiones del noreste peninsular durante la primera mitad del día. Las temperaturas subirán por el día en el norte, el centro y el este de la península, y helará débilmente de madurgada en ambas mesetas, el entorno del valle del Ebro y las montañas del este peninsular.

En cuanto a las primeras horas de Año Nuevo (es decir, después de las campanadas), los termómetros se congelarán en las dos mesetas, el interior de Galicia, el entorno del Ebro y las montañas del este de la península, y las heladas se intensificarán en los Pirineos.

Cuando salga el sol este martes, las temperaturas serán algo más bajas que el lunes en buena parte del cuadrante noreste peninsular. En todo caso, los termómetros marcarán valores más altos de lo habitual para esta época del año.

Es probable que las temperaturas inicien una tendencia a bajar a partir del miércoles, cuando se intensificarán las heladas en el interior peninsular.