Quantcast

El nenúfar Victoria florece por primera vez en el Real Jardín Botánico

El Real Jardín Botánico (RJB) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid ha conseguido, por vez primera y después de varios intentos en los últimos tres años, la floración de un ejemplar de Victoria (Hibrido Longwood), una de las plantas más emblemáticas y valoradas en los jardines botánicos de todo el mundo.

Tras su floración la pasada madrugada del miércoles al jueves, los visitantes han podido disfrutar de ella este jueves, y también lo podrán hacer este viernes entre las 10.00 –horario de apertura del Jardín Botánico– y las 11:00 horas, en el estanque oval de la Terraza de los Bonsáis.

Este horario se debe a que las plantas de Victoria florecen durante la noche, hacia las 23.00 horas y las flores se cierran hacia las 11.00 horas del día siguiente, aunque, según explican los expertos, si el día es nublado, permanecerá abierta más tiempo. Además, estas flores sólo duran dos días, así que este viernes, cuando se cierre, lo hará para siempre.

Desde el RJB, su experto en estas plantas, Tomás Escribano, anima a acudir a pesar del escueto horario, ya que, según asegura, “mientras que los nenúfares nocturnos cierran su flor, la abren los diurnos y es un espectáculo digno de admirar”.

CAMBIO DE SEXO, COLOR Y TEMPERATURA

La planta de Victoria cultivada en el RJB es fruto del cruce de las dos especies existentes, concretamente ‘V. cruziana’ con polen de ‘V. amazonica’. Es un nenúfar tropical gigante de enormes hojas verdes y bordes rojizos elevados llenas de espinas con grandes flores blancas nocturnas muy perfumadas.

Escribano, recuerda que el género está dedicado a la reina Victoria de Inglaterra y lo forman dos especies. “Victoria cruziana, nativa de Argentina y Paraguay, de hojas con altos bordes verdes, bastante más tolerante al frío que la otra especie, Victoria amazonica, que requiere aguas más templadas y la coloración de sus hojas es rojiza”. “El cruce de ambas especies produce híbridos de características intermedias y de más fácil cultivo como ‘LongWood’, obtenido por primera vez en 1998”, ha explicado.

Como característica de esta planta, el experto señala que sus flores comienzan siendo femeninas. Así, en el género Victoria, el primer día la flor es blanca y se aprecia el estigma lleno de néctar en el centro y es entonces cuando pueden polinizarse. El segundo día la flor se vuelve rosada y los estambres se mueven cerrando el estigma y es entonces cuando comienzan a producir polen que los insectos podrán llevar a otras flores que estén en su primer día de floración.

Otra curiosidad, es su producción de calor o termogénesis. Cuando las flores abren se produce dentro de ellas un aumento de temperatura de hasta 10ºC respecto a la temperatura ambiental. Esto permite difundir el intenso aroma a piña madura del néctar hasta muy lejos y atraer a su polinizador, el escarabajo de la especie Cyclocephala castanea. Éste quedará atrapado en el interior de la flor cuando al llegar la mañana la flor se cierre.

Pero si algo llama poderosamente la atención de Victoria, apunta Escribano, y por lo que son más conocidas es por sus singulares y gigantescas hojas redondas de bordes espinosos y elevados. Estas pueden llegar a alcanzar 1 metro de diámetro en pocos meses, siempre que reciban un alto aporte de fertilizante semanal. Como curiosidad, el récord Guinness son 2.78 metros de diámetro.

Comentarios de Facebook