Compartir

Artyk Orozaliev, repartidor de la empresa Yedax, murió después de trabajar durante 10 horas pedaleando sobre su bicicleta, por las calles de San Petersburgo (Rusia). Un trágico suceso que no terminó con su muerte ya que la empresa llegó a multar al trabajador por no acudir a su puesto de trabajo al día siguiente.

Según ‘The Moscow Times’, el joven ruso de 21 años falleció por un ataque al corazón. Su muerte y posterior sanción por parte de la compañía ha desatado las críticas en las redes sociales tanto de compañeros como de clientes.

Tras la polémica, la compañía Yandex Eda se mostraba “conmocionada” tras la muerte de Orozaliev, y se comprometía a mejorar las condiciones laborales de sus mensajeros, con “soluciones tecnológicas”.