Compartir

El torilero de la plaza de Benavente (Zamora) murió este domingo tras ser embestido por el toro que acaba de soltar para que entrara en la plaza. El animal se dio la vuelta de forma inesperada y propinó una letal cornada al hombre que llevaba 25 años encargándose de abrir la puerta. El Ayuntamiento ha decretado dos días de luto oficial y banderas a media asta.

El trágico suceso tenía lugar en el concurso de recortes previo a la celebración del Toro Enmaronado. Según ‘La opinión de Zamora‘, el encargado del toril, Santiago Domínguez Rodríguez, de 59 años, no cerró inmediatamente la puerta tras liberar al astado que le pilló desprevenido y el embistió en el cuello.

El parte médico confirmó que murió en el acto tendido en la arena dela plaza, junto a la puerta de toriles. El animal fue devuelto a los corrales con ayuda de cabestros.

El espectáculo, que inicialmente se suspendía de forma momentánea a la espera de ver lo que pasaba, fue finalmente cancelado.

Según ‘El Norte de Castilla‘, que cita al concejal Fernando Marcos se mostraba en shock por lo sucedido y destacaba la implicación y la vinculación de la víctima con la fiesta: “Esta semana de fiestas dedicaba el tiempo que podía a la Plaza de Toros. Era una de las personas que más colaboraba y que más tiempo dedicaba a la plaza”.