Quantcast

Mila Ximénez en su reaparición televisiva: “Tengo metástasis”

Mila Ximénez reapareció este fin de semana en televisión en el plató de ‘Sálvame Deluxe’, donde se reencontró con sus compañeros de cadena y habló de los difíciles días por los que atraviesa debido al cáncer que padece.”Pensé que era una lesión, nunca imaginé que tendría cáncer”, comenzó explicando la valenciana.

Ximénez aseguró a los televidentes que “pilló muy a tiempo” la enfermedad, aunque debe combatirla con quimioterapia y radioterapia. El principal escollo es que el cáncer no está localizado y está afectando varios órganos. “Me dijo que era un tumor en el pulmón con metástasis, ahí me cagué. Está en los pulmones, en el hígado y en más partes”, explicó entre lágrimas. “Los médicos me han explicado que cuando un cáncer está localizado se le dispara y punto, pero a este no se le puede disparar”, dijo.

“Me dijo que si no lo tienes en la cabeza todo va bien, y si no lo tienes en los huesos también. Lo van a dormir para evitar que ramifique más. Una zona está más complicada, pero a esa zona la estamos quemando. Se ha cogido a tiempo, si logramos que se duerma todo irá bien”, detalló antes de aclarar que “el del pulmón no era el peor”. La pregunta, tras el diagnóstico, era obvia: “Le pregunté si me moría y ella me dijo: ‘De esto no creo”.

La colaboradora ha pasado estos días rodeada de sus más allegados. “No he estado ni un minuto sola desde que supe que tenía cáncer… Para mí era muy complicado decir tengo un cáncer”, confesó entre lágrimas.

“Ha sido un golpe gordo y un tropezón, pero hay formas de resolverlo. Tenía dos opciones: lo que he hecho toda mi vida cuando me he pegado una hostia, que es levantarme y decir es lo que hay, o quedarme en casa, pero entendí que es una guerra más. En mi vida he pasado de todo”, dijo. “No lo he entendido, he llorado, he gritado, he tenido miedo, me he despertado por la noche sudando y me he preguntando que ahora qué”, añadió.

Lo más difícil, según la ex del tenista Manolo Santana ha sido decírselo a su hija Alba. “Me costó contárselo a Alba, lo último que quería era joderle la vida. Se lo dije una semana después. Se enfadó cuando se lo conté pero me dijo: ‘Tienes que hacer lo que sea, porque a mí me haces muchísima falta’. Con más de treinta y me dijo eso. Yo le respondí: ‘No te voy a fallar, pero ni de coña”, confesó. “Me he pasado la vida protegiéndola, pero cuando se lo dije hubo un silencio que jamás olvidaré. Su vida se ha tambaleado, la desequilibré”.

Comentarios de Facebook