Compartir
Tráfico Madrid

El número de contratos que implicaron un cambio de provincia para el trabajador superaron los 3,1 millones en 2018, el registro más alto de la serie histórica, según un estudio de Randstad publicado este miércoles.

El informe, que se basa en datos oficiales del Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), recoge también cómo el 14% del total de los contratos firmados durante el año suponen movilidad, la mayor tasa desde que hay registros.

En concreto, durante el año pasado se firmaron 3.115.364 contratos que conllevaron el desplazamiento del profesional a otra provincia, siendo o no de la misma comunidad autónoma, lo que supone un 6,9% con respecto a 2018, cuando se registraron 2.914.055 contratos de movilidad, y un 113,2% más que en 2001, la cifra más baja del periodo analizado, con 1.461.057 contratos de movilidad.

“La escasez de talento en algunos sectores está provocando un incremento de la movilidad de los trabajadores, ya que las empresas deben buscar talento más allá de su ubicación geográfica”, explicó el director de Relaciones Institucionales de Randstad, Luis Pérez. “Este tipo de contratación es especialmente útil para jóvenes en búsqueda de una primera experiencia laboral o profesionales que no están encontrando oportunidades en sus lugares de origen”, insistió.

SECTORES

El informe destaca que la mayor tasa de movilidad se registra en la agricultura, donde uno de cada cuatro contratos firmado en el sector supone un cambio de provincia (24,5%), casi diez puntos porcentuales por encima de la media nacional (14%).

También por delante de esta tasa se encuentra el sector de la construcción (17,2%), mientras que servicios (12,2%) e industria (10,2%) registraron datos de movilidad más bajos.

Por otro lado, el 61,4% de los contratos que suponen movilidad interprovincial pertenece al sector servicios. Con un peso también a considerar se encuentran los que corresponden a la agricultura, siendo el 24,1% del total. Ya con pesos más discretos aparecen industria (7,5%) y construcción (7%).

REGIONES

Por comunidades autónomas, Castilla-La Mancha y La Rioja fueron los lugares con mayor tasa de movilidad, ambas con índices superiores al 26%. También por encima de la media nacional se encuentran Castilla y León (18,6%), Andalucía y la Región de Murcia (ambas con 15,5%), la Comunidad Valenciana (15,3%) y Aragón (15,1%). Ya por debajo de la media están Baleares (12,9%), Cataluña (11%) y Cantabria (10,9%). Cierran la lista Asturias (8,2%) y Canarias (7,1%).

Por provincias, Cuenca, Toledo, Huesca, Lleida, Guadalajara y La Rioja son las únicas regiones que alcanzan una tasa de movilidad superior al 24%. Mientras que, con las menores cifras, se sitúan Barcelona, Badajoz, Asturias, Las Palmas y Santa Cruz de Tenerife.

Además, Madrid y Barcelona fueron las provincias más receptoras. Durante 2018, a la Comunidad de Madrid llegaron 502.741 trabajadores de otras provincias, mientras que en Barcelona lo hicieron 285.048, lo que supone que dos de cada cuatro trabajadores con un contrato de movilidad se trasladaron a una de estas regiones.

(SERVIMEDIA)