Compartir

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, calificó este martes de “absolutamente inaceptable” que el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el PP usen “para el debate político” a las Fuerzas de Seguridad del Estado y su actuación durante el referéndum ilegal del 1 de octubre del pasado año.

Marlaska hizo esta afirmación en el Pleno del Senado, donde la parlamentaria del PP Clara San Damián le preguntó por el hecho de que Aragonès haya calificado de “delincuentes” a los policías nacionales y guardias civiles que actuaron en Cataluña durante el 1-O.

El vicepresidente de la Generalitat ha hecho esta afirmación en los últimos días al valorar una resolución de la Audiencia de Barcelona que ha cuestionado la “proporcionalidad” con la que actuaron las Fuerzas de Seguridad del Estado para tratar de impedir el referéndum ilegal del pasado año.

A este respecto, la senadora San Damián dijo que es “absolutamente inadmisible” que Aragonès llame “delincuentes” a policías nacionales y guardias civiles, por lo que instó al titular de Interior a dimitir si no sale en defensa de los agentes.

ATAQUES DE “FASCISTAS RADICALES”

Marlaska respondió que es cierto que resulta “absolutamente inaceptable” que la Generalitat y el PP usen a la Policía Nacional y a la Guardia Civil para el “debate político”. Según el titular de Interior, las afirmaciones de Aragonès son “absolutamente desafortunadas e indebidas”, pero sostuvo que con las mismas el vicepresidente catalán “les han dado una patada” a los agentes “que iba dirigida” al PP, en referencia a que fue el Gobierno de Mariano Rajoy quien decidió el dispositivo del 1-O.

El ministro añadió que el Gabinete de Rajoy no dio la “oportuna y debida cobertura” a los agentes durante el referéndum ilegal del pasado año, al tiempo que sostuvo que este año los miembros de las Fuerzas de Seguridad no han sufrido “indefensión” con motivo del primer aniversario de la consulta independentista.

Por su parte, la senadora San Damián reprochó a Marlaska que parece que “le molesta mucho más” lo que le dice el PP que el hecho de que “fascistas radicales insulten a los policías, los jueces y a todos los que no piensan como ellos”. Esta parlamentaria añadió que el ministro “no puede defender” a las Fuerzas de Seguridad frente al ataque de Aragonès porque para el presidente Pedro Sánchez “es más importante el poder que la dignidad”, en referencia a que los independentistas catalanes le apoyaron en la moción de censura que le llevó al poder.