Compartir

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, aseguró este jueves que por lo que él conoce el PSOE no ha superado “ninguna línea roja” en Navarra, algo de lo que le acusan PP, Ciudadanos y UPN después de que Geroa Bai vaya a presidir el Parlamento foral y Bildu haya logrado un puesto en la Mesa de esta institución, algo que podría facilitar que los socialistas gobernaran la comunidad.

Marlaska hizo esta afirmación tras asistir esta tarde en Madrid a la entrega de los premios ‘Somos Más’ contra el odio en Internet, acto al que también asistió la titular de Justicia en funciones, Dolores Delgado.

El responsable de Interior en funciones fue preguntado por el hecho de que los líderes del PP, Pablo Casado, de Ciudadanos, Albert Rivera, y de UPN, José Javier Esparza, hayan tildado de “inmoral” y la superación de una “línea roja” que el PSN haya accedido a que la Mesa del Parlamento navarro esté presidida por Geroa Bai y que Bildu forme parte de este órgano.

“Que yo sepa y conozca el PSOE nunca ha sobrepasado ninguna línea roja”, dijo al respecto Marlaska, quien añadió que “el PSOE siempre se ha atenido a la Constitución y a la ley”.

“QUE SE CAIGAN DEL CABALLO”

Afirmó que las manifestaciones de Casado, Rivera y Esparza “carecen absolutamente de sentido y, sobre todo, de realidad” y “buena prueba de ello” es que el presidente en funciones, Pedro Sánchez, debió convocar elecciones generales al no tener apoyos para sacar adelante los Presupuestos.

A este respecto, el ministro dijo que “la sociedad española el 28 de abril dejó muy claro que quería que se formara inmediatamente un Gobierno” y que éste tenía que están presidido por Sánchez.

“Eso lo dejó muy claro”, afirmó el titular de Interior, quien añadió que espera que “muy pronto” se pueda formar un nuevo Ejecutivo para que los españoles “sigan teniendo confianza en la política”. Añadió que para eso confía en que “algunos se caigan del caballo y asuman lo que dijo la sociedad española el 28 de abril”, en referencia a los partidos que pueden facilitar que haya una investidura.