Compartir

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, rechazó este miércoles llevar a cabo una investigación genérica sobre las torturas policiales que hayan podido producirse hasta que se derrotó a la banda terrorista ETA.

Marlaska se refirió a esta cuestión en el Pleno del Congreso, donde intervino en una interpelación del PNV “sobre el fenómeno de la tortura y los malos tratos en el Estado español”, con la que los nacionalistas vascos planteaban investigar las torturas policiales que hayan podido darse hasta que se derrotó a la banda etarra.

El diputado peneuvista Mikel Legarda señaló que su partido considera que las torturas policiales en la lucha contra ETA han sido excepcionales desde la llegada de la democracia, pero destacó que este asunto no se ha investigado en profundidad más que en una comisión que funcionó en el Congreso entre 1979 y 1982.

Legarda apuntó que es “constatable” que existen víctimas de violencia policial durante la etapa democrática y que se trata de personas “que hasta el momento no han sido reconocidas ni reparadas” desde el Estado.

“IMPERIO DE LA LEY”

Por su parte, Marlaska agradeció que el PNV reconozca que los casos de torturas policiales en la lucha contra ETA han sido “absolutamente excepcionales y extraordinarios”, al tiempo que añadió que corresponde a los jueces pronunciarse al respecto si hay datos.

Por este motivo, el titular de Interior dijo que “sería un poco contradictorio” iniciar una investigación genérica sobre presuntas torturas policiales en el combate contra la banda etarra, puesto que supondría aceptar que fue una “forma de actuar” contra la organización criminal. El ministro afirmó que la democracia venció a ETA mediante el “imperio de la ley”.

Al mismo tiempo, el ministro destacó que España es de los países con menos condenas y menor número de demandas en organismos internacionales en lo que se refiere a la vulneración de los derechos humanos y, en concreto, de los detenidos.