Compartir
Twitter

El 91% de los macedonios que participaron el domingo en el referéndum consultivo sobre el cambio de nombre del país a ‘República de Macedonia del Norte’, respaldaron el sí.  Aunque la consulta no alcanzó el quórum necesario para que se considerara válida.

Según los resultados de la Comisión Electoral Estatal, la participación fue muy baja, tan sólo del 36.3 %, 15 puntos por debajo del mínimo requerido.

“Más de 90%” de electores aprobaron el acuerdo con Grecia para cambiar el nombre de Macedonia y el Parlamento “debe confirmar la voluntad de la mayoría”, dijo el primer ministro Zoran Zaev.

Macedonia declaró su independencia de Yugoslavia en 1991 y en aquel entonces, Atenas le negó el derecho a utilizar el nombre de ‘Macedonia’, al considerar que Macedonia designa la parte septentrional del país heleno.

Grecia considera que el país vecino trata de usurpar su patrimonio, en especial el de Alejandro Magno, además de mantener ambiciones territoriales ocultas.

Cuando entraron en la ONU, los macedonios, lo hicieron con el nombre de ‘Antigua República Yugoslava de Macedonia’ y Grecia vetó su entrada en la OTAN y en la UE.

Con la entrada en el poder de los socialdemócratas en 2017, la situación cambió y el gobierno cerró un acuerdo con los griegos para convertir el país en la ‘República de Macedonia del Norte’.