Compartir

El cardenal Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), ha dicho al Papa que “no está solo” en su postura de “tolerancia cero” al abuso sexual en el seno de la Iglesia, después de que se conociera un informe que denunciaba centenares de abusos por parte de unos 300 sacerdotes estadounidenses en las últimas décadas.

Según informó este miércoles la CEE, la misiva se remitió el 23 de agosto desde la ciudad de Medellín en Colombia, en la que Blázquez ha participado, junto al secretario general del Episcopado español, José María Gil, en el congreso celebrado con ocasión de los 50 años de la Conferencia de Medellín.

Por ello, aún no se había publicado la polémica carta rubricada este pasado domingo por el exnuncio de la Santa Sede en Estados Unidos Carlo María Viganó, ni el Papa había insistido en pedir perdón como hizo en el encuentro que protagonizó con las familias en Dublín (Irlanda).

“Santo Padre, no está solo; la Iglesia pide por usted como en otro tiempo por Pedro. Pedimos al Señor que continúe sosteniendo a usted en las luchas diarias por el Evangelio, que le otorgue su paz y la capacidad para decir a los cansados una palabra de aliento”, rubricó el arzobispo de Valladolid.

En su carta, el presidente de la CEE, en nombre de los obispos españoles, le transmite el “afecto, cercanía y apoyo” de los prelados. “Damos gracias a Dios por su incansable trabajo pastoral y por su dedicación al ministerio que el Señor le ha confiado”, añade Blázquez.

Al mismo tiempo, el cardenal recuerda cómo “anunciar el Evangelio con fidelidad y libertad, denunciar con valentía lo que Dios reprueba, pedir humildemente perdón por los pecados y equivocaciones de los miembros de la Iglesia, clérigos y laicos, se manifiesta en ocasiones en forma de cruz muy pesada para usted unido en comunión con Jesucristo el Buen Pastor”.