Compartir

Las imágenes que se encontró la Policía y la Guardia Civil en el lugar donde vivían los niños de Godella (Valencia), encontrados muertos este jueves, ponen los pelos de punto.

Los menores, de cinco meses y tres años de edad, vivían en una casa abandonada, rodeados de suciedad y con pintadas de extrema violencia.

Según ‘Telecinco’, cuando los agentes entraron en la casa se encontraron con colchones tirados en el suelo, juguetes de los pequeños sucios, además de cabezas de animales y muñecas colgadas en las paredes. En uno de los muros se podía leer, “vais a morir todos”.

Al niño de tres años sus padres, que están detenidos por ser los presuntos responsables de la muerte de los menores, le habían sacado del colegio hace tres semanas alegando que pensaban cambiarse de ciudad.

Tal era la situación que los servicios sociales de la localidad ya habían iniciado los trámites para quitarles la custodia. La pareja, que protagonizaban reitaradas peleas, consumían estupefacientes y estaban inmersos en cuestiones sectarias y paranormales.