Compartir

La factoría Disney se ha visto obligada a retirar 80.000 unidades de uno de los juguetes que ha sacado a la venta con motivo del lanzamiento de ‘Toy Story 4’. El motivo no es otro que el grave peligro de asfixia que presenta.

Se trata de “Forky 11”, un muñeco de peluche que, según la cinta fue creado por Bonnie, la protagonista de la historia, y que en la vida real se ha fabricado con unos ojos de plástico que se pueden desprender.

Según la Comisión de Seguridad de Estados Unidos, la posibilidad de que se desprendan los ojos lo convierten en un producto no apto para el público infantil al que iba dirigido, por lo que se pide su retirada y su reembolso económico.