Compartir

El coordinador del grupo de trabajo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), Vicente Gasull, se mostró este viernes a favor de que no se cambie la hora porque aunque no es una cuestión grave de salud sí que “produce un trastorno leve en niños y ancianos”.

Gasull, en declaraciones a Servimedia, explicó que el cuerpo humano “tiene un reloj interno que ordena los ciclos biológicos, de secreción hormonal, del sueño y la vigilia, de la actividad digestiva, de la coordinación motora, por ejemplo, y cuando se rompe o se altera el orden de este reloj, el cuerpo tiene que readaptarse y es en ese periodo cuando el cuerpo se siente más cansado, con un estado de ánimo más triste. Tienes la misma sensación que se asocia con el jet lag. Pero insisto en que esta sensación dura como mucho cuatro días”.

“Lo mejor es que no haya cambios, que se deje un horario fijo, para que no se produzcan estos trastornos”, agregó el doctor Gasull, pero destacó que los efectos adversos “son más fuertes en el cambio de primavera, porque se duerme una hora menos”.

Por último, recalcó que el mejor horario es el que presenta más luz por la mañana, “es positivo empezar el día con luz. La luz es muy importante, sobre todo para las personas que tienen trastornos mentales”.