Compartir
Archivo

Las llamas calcinaron un total de 34.980,47 hectáreas forestales en los cinco primeros meses de este año en España, lo que supone casi cuadruplicar la superficie arrasada en ese mismo periodo del año pasado, un 30% más que el promedio de la última década y la cuarta cifra más alta desde 2009.

Los datos provisionales proporcionados por las comunidades autónomas al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, recogidos por Servimedia, indican que entre enero y mayo de este año se produjeron 5.550 siniestros forestales, de los que 2.233 fueron incendios (que arrasaron al menos una hectárea) y 3.317 conatos (con menos de una hectárea quemada).

Ese total de siniestros ha arrasado 34.980,47 hectáreas forestales en los cinco primeros meses de este año, un dato sólo superado en ese mismo periodo de esta década por 2012 (66.865,73), 2017 (45.164,53) y 2009 (37.941,79).

La media del decenio es de 26.846,72 hectáreas calcinadas, con lo que los datos de 2019 suponen un 30% más que ese promedio. Además, el fuego quemó entre enero y mayo de este año 3,8 veces más que en ese mismo periodo de 2018, cuando quedaron incendiadas 9.090,71 hectáreas.

De las hectáreas arrasadas de enero a mayo, que abarcan un 0,126% del territorio nacional, un total de 3.271,56 corresponden a vegetación herbácea (pastos y dehesas) y el resto a vegetación leñosa, concretamente 25.855,16 hectáreas de matorral y monte abierto, y 5.853,75 de superficie arbolada.

ZONAS GEOGRÁFICAS

Por otro lado, el noroeste peninsular (Asturias, Cantabria, Galicia, País Vasco y las provincias de León y Zamora) concentró un 55,13% de los incendios y conatos forestales entre enero y mayo de este año, mientras que el resto de los siniestros se repartieron entre las comunidades interiores peninsulares (concretamente, las provincias de las regiones no costeras, salvo León y Zamora), con un 32,52%; el área mediterránea, con un 11,90%, y Canarias, con un 0,45%.

En cuanto a la superficie forestal arrasada por el fuego, un 84,48% pertenece al noroeste; un 13,29% a las comunidades interiores; un 2,01% al área mediterránea, y un 0,22% a Canarias.

La mayor cantidad de superficie arbolada arrasada por el fuego se produjo en el noroeste (84,19%), por delante de las comunidades interiores (13,47%); el área mediterránea (2,13%), y Canarias (0,22%).

(SERVIMEDIA)