Compartir

Días después de que se conociera que el cuerpo encontrado sin vida en la sierra de Madrid era el de la medallista olímpica Blanca Fernández Ochoa, la familia sigue sin levantar cabeza.

Recuerdos y pensamientos se agolpan en la cabeza de quienes integraban el círculo más cercano de la que fuera deportista de élite.

Los que peor lo están pasando son los dos hijos de Blanca, que han tenido fuerza para escribir unas líneas a su madre con las que se despiden de ella.

“Mami, nunca pensamos que este momento iba a llegar o, por lo menos, que iba a estar tan cerca. Esto, sinceramente, es una puta mierda. ¿A quién le vamos a contar las cosas ahora? Queremos que te quede claro que todo lo bueno que nos pase a partir de ahora será gracias a ti. Gracias por todo lo que has hecho por nosotros, nos has dado la vida y ahora nos toca a nosotros vivirla por ti. Te prometo que vamos a lucharlo todo, absolutamente todo. Y cuando no nos queden fuerzas vamos a seguir por ti. David y yo vamos a seguir”, escribe Olivia.

“Mami, seré breve porque nunca tendré palabras suficientes para explicar el vacío que sentimos ahora mismo Olivia y yo, y lo que por desgracia ahora ya no tenemos. Lucharemos todos los días de nuestra vida para que te sientas orgullosa de tus dos medallas valiosas. Estés donde estés, queremos que sepas que siempre estarás en nuestro corazón. Nos quedan muchísimas cosas por decirte, por compartir contigo, pero nos harían falta tantas horas, tantas páginas, que te las iremos contamos por el camino. Todo lo bueno que nos pase va a ser gracias a ti. Y como tú siempre nos decías: “Os quiero hasta el infinito y mucho mucho mucho más allá”, asegura David.