Compartir

Los cuatro detenidos por la presunta la violación grupal de una joven de 17 años en el municipio de Manresa (Barcelona), este fin de semana, pasan este martes a disposición judicial. Por el momento se han negado a prestar declaración ante los Mossos d’Esquadra.

Los presuntos agresores de la menor de edad, dos de ellos Menas, acompañaron este lunes a los agentes autonómicos mientras llevaban a cabo la inspección del piso okupa en el que supuestamente cometieron la agresión sexual, en la madrugada del domingo. Según ha informado ‘Antena 3’, todos ellos iban con la cara cubierta ya que la víctima tendrá que hacer una ronda de reconocimiento.

Según la denuncia presentada por la víctima, todo ocurrió cuando conoció a un chico de origen magrebí mientras estaba de fiesta y decidió irse con él a su casa, en la que vivía con los otros tres agresores. Una vez allí, bebieron, consumieron distintas drogas y posteriormente tuvo lugar la violación.

Los agentes consideraron muy “veraz”su relato ya que fue, ella misma, quien denunció al 112 en plena madrugada y con el móvil de uno de los agresores que había sido víctima de una violación grupal. Según detalla ‘La Vanguardia‘, uno de los agresores la “pilló” mientras trataba de pedir auxilio, por lo que le quitó por la fuerza el teléfono y tras advertir al interlocutor que la joven se encontraba bien, colgó.

Fue en este momento cuando se activaron las unidades de investigación del Bages, en Manresa, y Anoia, en Igualada; además de las patrullas de seguridad ciudadana, para localizar el lugar donde se había efectuado la llamada de socorro.