Compartir

Las asociaciones de conductores RACE (Real Automóvil Club de España) y AEA (Automovilistas Europeos Asociados) mostraron este martes su disconformidad con que el Ministerio de Fomento plantee cobrar a los usuarios que circulen por las autovías y autopistas gratuitas para que contribuyan a su conservación, porque alegan que ya pagan cerca de 30.000 millones de euros anuales en impuestos y tasas, y porque advierten de que aumentaría el tráfico en las carreteras secundarias, con el consiguiente riesgo para la seguridad vial.

Según publica ‘El País’, Fomento baraja implantar un modelo que tenga en cuenta los principios de que “el que contamina paga” y “el pago por uso” de carreteras de alta capacidad, y recuerda que ya lo hacen con tasas cuando utilizan otros medios de transporte.

El director de Seguridad Vial del RACE, Antonio Lucas, rechazó que los automovilistas tengan que hacer “un doble pago” por usar las autopistas. “Pagamos mucho más a las arcas del Estado por tener un vehículo de lo que recibimos en materia de conservación y mantenimiento de infraestructuras”, indicó. No en vano, el sector del automóvil generó el año pasado cerca de 30.000 millones de euros en tasas e impuestos, según la patronal de fabricantes Anfac.

Además, comentó que el pago ‘simbólico’ por uso de autovías y autopistas que plantea Fomento podría generar el “efecto contrario” de que muchos conductores opten por circular por las carreteras secundarias, donde se produce el 78% de los accidentes mortales, de manera que se “desincentivaría” el uso de las vías de alta capacidad.

“Se propone el pago por el uso de las vías que ya estamos pagando a través de impuestos directos e indirectos, se propone un aumento del impuesto al diésel, se están proponiendo restricciones e incluso el pago por el acceso a ciudades… El automovilista está siendo objeto de una política que no favorece la movilidad, cuando la movilidad genera riqueza, turismo, ocio, trabajo, etc.”, añadió.

DERECHO DE PORTAZGO

Por su parte, el presidente de AEA, Mario Arnaldo, se mostró “radicalmente contrario” a la posibilidad de que Fomento cobre a los conductores por circular por las autovías y autopistas ahora gratuitas al considerar que los automovilistas pagan “con creces” mediante impuestos el mantenimiento de esas infraestructuras y porque donde se ha implantado ha generado “un impacto negativo”, como en Portugal, donde, según dijo, el tráfico por las autovías de peaje ha descendido entre un 30 y un 50% desde 2010.

Arnaldo también destacó que la recaudación fiscal del sector del automóvil ronda los 30.000 millones de euros anuales, que es “suficiente cantidad para cubrir el mantemiento de las autovías”, y criticó que “el Gobierno quiera recuperar el derecho de portazgo”, esto es, un impuesto medieval que se pagaba por transitar por determinados caminos.

“Además, va a generar más inseguridad vial porque la gente va a ir a las carreteras convencionales. El milagro español en materia de seguridad vial fue el desdoblamiento de las carreteras convencionales en red de autovías en 1989. Eso fue lo que realmente motivó que se redujera la mortalidad”, concluyó

(SERVIMEDIA)