Compartir
Archivo

Los Mossos d’Esquadra, por primera vez en la historia, han logrado identificar al autor de un incendio gracias a los rastros de ADN que dejó en la colilla del cigarrillo que originó el fuego.

Las autoridades han identificado a un vecino de Manresa (Barcelona), de 66 años, como autor de un incendio forestal causado en 2017, que acabó arrasando 105 hectáreas de campos para el cultivo de cereales y otros forestales en los municipios de Manresa y Sant Fruitós de Bages (Barcelona) , según ha informado la policía catalana en un comunicado.

Aunque no se produjeron víctimas, 700 vecinos se vieron obligados a abandonar sus casas durante las labores de extinción.

Es el primer caso que se resuelve de esta manera. La Unidad Central del Laboratorio Biológico determinó que las muestras obtenidas de la colilla y las tomadas al hombre coincidían al 100%.