Compartir

Las tortugas verdes tienen más probabilidades de tragar plástico que se asemeja a su dieta natural de algas marinas, según una nueva investigación de la Universidad de Exeter (Reino Unido) y la Sociedad para la Protección de las Tortugas en Chipre.

El estudio, publicado en la revista ‘Scientific Reports’, indica que las tortugas se muestran atraídas por las longitudes estrechas de plástico en colores naturales como el verde y el negro, en lugar de otros restos con otras formas y colores.

Los científicos analizaron las tripas de 34 tortugas encontradas en playas de Chipre y hallaron plástico en las 19 que tenían un tracto gastroinstestinal completo para examinar, hasta el punto de que encontraron que una contenía 183 piezas de plástico en su interior.

Los investigadores no pudieron determinar qué papel pudo tener el plástico en la muerte de las tortugas e indican que la mayoría probablemente perdieron la vida por la interacción con redes de pesca.

“Investigaciones anteriores han sugerido que las tortugas laúd comen plástico que se parece a sus presas de medusa y queríamos saber si algo similar podría estar sucediendo con las tortugas verdes”, apunta Emily Duncan, de la Universidad de Exeter.

Duncan subraya que “las tortugas marinas son principalmente depredadores visuales capaces de elegir alimentos por tamaño y forma”. “En este estudio encontramos una fuerte evidencia de que las tortugas verdes prefieren el plástico de ciertos tamaños, formas y colores”, añade.

“En comparación con una línea base de desechos plásticos en las playas, el plástico que encontramos en estas tortugas sugiere que prefieren hilos y láminas que son negras, transparentes o verdes. Las fuentes de este plástico podrían incluir cosas como bolsas de basura negras y fragmentos de artículos como cuerdas de pesca y bolsas de transporte”, apostilla.

Los investigadores indican que las tortugas más pequeñas tienden a comer más plástico posiblemente porque tienen menos experiencia (y, por lo tanto, es más probable que coman el alimento incorrecto) o porque las elecciones de dieta cambian con la edad y el tamaño.

“Investigaciones como esta nos ayudan a comprender qué comen las tortugas marinas y si ciertos tipos de plástico se ingieren más que otros”, apunta Brendan Godley. “Es importante saber qué tipos de plástico podrían ser un problema particular, así como destacar los problemas que pueden ayudar a motivar a las personas a seguir trabajando para reducir el consumo general de plástico y la contaminación”.

(SERVIMEDIA)